Contáctenos
Información
Quiénes somos
Mapa del sitio
    Ediciones Anteriores
   SUPLEMENTOS
   Rural
   Informática
   El Económico
   Energía
   Cultural
   INFO
   Mapa del sitio
   Escríbanos
   SERVICIOS
   Guía del Ocio
   Cines
   RECEPTORIAS
   CLASIFICADOS
   NECROLOGICAS
   Contactos
   Contanos tu historia
Domingo 4 de junio de 2006
PARA LEER
Submarinos en la Patagonia
"Puerto Seguro", Jorge Camarasa, Editorial Norma, 2006

Para el periodista Jorge Camarasa, autor del libro “Puerto Seguro”, la llegada clandestina de submarinos alemanes a costas argentinas –sobre todo desde los fines de los años 40 hasta fines de los 50– “es el único capítulo todavía enigmático en la historia de los nazis en la Argentina”.
Luego de publicar “Los nazis en la Argentina” (1992) y “Odessa al Sur” (1995) y escribir el guión de la película “Oro nazi en la Argentina” (2005), Camarasa aborda nuevamente el tema que lo obsesiona haciendo eje en los submarinos nazis que, según testimonios diversos, llegaron y permanecieron ocultos en parajes de la Patagonia argentina.
El autor examina archivos locales y extranjeros y menciona pruebas documentales desconocidas, además de reunir testimonios, cartas y memorias inéditas para reconstruir el itinerario de los desembarcos que habrían tenido lugar desde el cabo de San Antonio, en el extremo sur del Río de la Plata, hasta la costa de Santa Cruz en la Segunda Guerra Mundial.
“Me pareció que era el capítulo más esquivo para investigar porque en principio estaba esa leyenda ridícula de la huida de Hitler a la Patagonia, una teoría que embarró toda la cancha ”, consideró Camarasa .
A lo largo del libro, recién publicado por Grupo Editorial Norma, que incluye un anexo con documentos, el periodista subraya el rol jugado por la Marina argentina: “Aunque tradicionalmente durante la guerra había tenido una actitud pro-aliada, se presume que estableció zonas liberadas para que los submarinos pudieran esconderse aquí”.
“Me parece que hay un caso claro y patético de obediencia debida: ellos reciben información de inteligencia de la llegada de los submarinos en 1945 –entre mediados de mayo y fines de junio– y hacen un despliegue con apoyo de tierra, pero terminan por abandonar la zona por una contraorden firmada por el entonces jefe del Estado Mayor General de la Armada, vicealmirante Héctor Vernengo Lima. El tema de los submarinos nazis “es un capítulo previo a la llegada de criminales de guerra. Hay evidencias taxativas, actas policiales, de que se bajaban cajas, cajones inmensos en estancias alemanas”, dijo Camarasa, que ilustra la investigación con infinidad de anécdotas recogidas en la Patagonia. “Hay una estancia en Chubut que utiliza el grupo electrógeno de un submarino, hay proyectiles en tierra. Quedan restos de una estación de comunicaciones en el Cabo San Antonio, cerca de Mar de Ajó”, enumeró.
La cuestión “forma parte de la historia de la región patagónica. Cuando uno anda por Trelew, la zona de Camarones hasta llegar a Comodoro Rivadavia, la gente de las estancias –quien más, quien menos– ha escuchado, ha visto, le han contando sobre los submarinos. No es un descubrimiento. Es una historia de la que los argentinos no tenemos ganas de hablar”, concluyó. (Télam)

 
 
 
Es una publicación de Editorial Rio Negro SA.Todos los derechos reservados
Copyright 2003