Contáctenos
Tarifas Publicidad
Quienes Somos
Mapa del sitio
Todos los títulos Tapa de papel Ediciones Anteriores
   SECCIONES
   Tapa
   Regionales
   Municipales
   Nacionales
   Políticas
   Economía
   Internacionales
   Deportes
   Cultura y Espectáculos
   Policiales y Judiciales
   Sociedad
   OPINIÓN
   Editorial
   Carta de Lectores
   Columnistas
   Panorama Politico
   SUPLEMENTOS
   Rural
   Informática
   El Económico
   Cultural
   Energía
   INFO
   Escríbanos
   SERVICIOS
   Guía del Ocio
   Cines
   RECEPTORIAS
   CLASIFICADOS
   NECROLOGICAS
   Contactos
   Contanos tu historia
   Tarifas Publicidad
  
 
 
 

 

Domingo 30 de octubre de 2005
   Sociedad

"Un poema es un artefacto que respira"

- ¿Qué es un poema?

- Un artefacto que respira.

- ¿Deben rimar los poemas?

- Rit-mar, sí.

- Digo "Puedo escribir los versos más tristes esta noche", ¿y usted qué me responde?

- Ese paraguas ya fue inventado. Inventá otro o mojate.

- ¿Sabe qué es un blog?

- ¿Un confesionario con micrófonos y cámaras?

- ¿Qué es un beso intenso?

- Imaginación y deseo.

- ¿Es la poesía la manifestación de una carencia?

- La carencia de la poesía es su ganancia, tanto para quien la escribe como para quien la lee.

- Profundizo un poco más. Si llego a poseer a la mujer que deseo, ¿se terminan los poemas?

- ¿Poseer a una mujer? ¿Alguien puede? Los poemas no se terminan porque el deseo no tiene fin.

- ¿Qué es un libro de poesía?

- Un barco en la tormenta.

- ¿Por qué se premian los poemas?

- Se premia a los poetas para que no se sientan tan rotundamente echados de la República por Platón.

- ¿Tiene usted sus poetas preferidos?

- Sí, con algunos vivo desde hace años en fecundo connubio, ni un sí ni un no; de otros, soy devota y feligresa.

- ¿Qué es un diario?

- Un holograma sin sosiego.

- ¿Qué es un poema publicado en un diario?

- Una botella al mar.

- ¿Escribe Dios poemas?

- Sí, pero no encuentra editor.

- ¿Se inspira o se sienta y escribe por pura voluntad?

- Me inspiro y me siento, aunque a veces camino. Pero siempre me siento a corregir.

- ¿Tiene poesía el pan de la mañana?

- Claro, y la mañana misma también.

- ¿Y el alambre de púas?

- Sí, si lo mira el ojo del poeta.

- ¿Y el estómago?

- Depende, si está vacío es difícil.

- ¿Le escribirá un poema al hígado?

- No tengo prejuicios viscerales, ya hay poetas que lo han hecho.

- ¿Sabe qué es el miedo a ya no poder escribir?

- Sí, lo experimento periódicamente.

- ¿Sabe de dónde le viene tan enorme talento?

- ¿Me habla a mí? El 90% del "enorme talento"

es trabajo.

- ¿Juega a las escondidas?

- Sí, a veces no me encuentro y tengo que pedir ayuda.

- ¿Qué es el vino?

- Ah, comida rica, buena conversación, placer y compañía.

- ¿Se siente la reencarnación de Cleopatra, una ninfa griega o una heroina de Hemingway?

- Me siento más cerca de Emma, Madame Bovary, o de Cordelia, la hija del Rey Lear.

- ¿Reza por las noches?

- A la hora del lobo y si el lobo me deja.

- ¿Sabe qué es un tiro libre con el sello de Riquelme? (poeta contemporáneo del fútbol)

- Supongo que zen en el arte del tiro al arco.

- ¿Ha escrito un poema con tinta china y una pluma de ganso?

- Con tinta china y pluma cucharita.

- ¿Sabe quién es Joaquín Sabina?

- "Por las arrugas de mi voz / se filtra la desolación / de saber que estos son los últimos versos que te escribo..." Un poeta que come su almuerzo desnudo y convida.

- ¿Qué disco tiene planeado comprarse?

- Uno de música klezmer: "Live in the Fiddler's House" del violinista Itzak Perlman.

- ¿Me dice algo de MTV?

- Un tren bala, hay cosas fantásticas pero pasan tan rápido que no se ven.

- ¿Me recomienda un poeta para mis noches tristes?

- Fernando Pessoa, con whisky.

- ¿Y uno para conquistar corazones solitarios?

- Jaime Sabines.

- ¿Y uno para recitar con mis amigos junto a la barra?

- Paco Urondo.

- ¿Y uno para empezar la mañana?

- Dos: Juana Bignozzi y Marosa di Giorgio.

- Mujer sensible ¿la han herido?

- Claro, como a todos.

- ¿Es su poesía un refugio, un puente o un pasaporte a otra geografía que no vemos pero intuimos?

- Todo eso e ainda muito mais.

- Supe de poetas que se masturbaron en público, de otros que clavaron zapatos en un trozo de madera y certificaron así su poesía, y de otros que frente a un premio jugoso aseguraron: "peor es mascar lauchas". Hablo, por supuesto, de Zurita, Joan Brossa y Nicanor Parra. ¿Se le ocurren rebeldías por el estilo?

- No tan espectaculares; las mías son modestas, seguir escribiendo poesía, por ejemplo.

- ¿Tiene poesía una letra de Gustavo Cerati?

- No sé, tendría que buscar una y fijarme.

- ¿Me recomienda un tango?

- Yuyo verde.

- ¿Qué no debe hacer un poeta?

- Dejar de vivir; total, la vida se escapa igual.

- Aquí dejo el espacio en blanco para que nos regale un verso suyo (si quiere)...

- "Soy una bestia anfibia de la A a la Z. Soy un techo a dos aguas: de día /ando/ en la tierra. De noche /nado/ crawl. Surco los mares. Mi pasión está intacta. Construyo artefactos argento-patagónicos mapuche-sudaqueses. Soy mi Reina y mi Obrera. La dueña de este nicho".

 

Soy poeta

Su poesía nunca ha dejado de remitirme a los ídolos del rock and roll. No porque ella tenga una especial predilección por este género musical (aunque sabe de ritmo y de música, por supuesto), o porque en su conducta así lo manifieste (aunque sabe de charlas eternas alimentadas de comida y vino).

Es simplemente -si esta puede resultar una ecuación simple- que Graciela Cros encarna a la creadora de una energía que se emparenta con la furiosa intensidad de Jim Morrison, la alegría endemoniada de Mick Jagger al frente de Rolling Stones, y la pausa "folk" en una electrizante interpretación de Elvis Presley.

Hay un núcleo sagrado en la construcción de sus frases, y un elemento mitológico en la elaboración de sus ritmos subyacentes. Sus palabras nos impulsan a dar el salto y a buscar el refugio necesario. Son actos que hasta cierto punto pueden parecer contrapuestos pero no lo son en absoluto. En la lucha cotidiana por la expresión hay sed de gloria y también sed de descanso.

Cuando Graciela conversa lo hace en detalle. En el taller o en la intimidad de su hogar. Su interlocutor se transforma en el ser más preciado del planeta. En el más importante. No anula la voz del otro sino que la alimenta y, con una calidez innata, la acompaña.

Ha decidido coronarse poeta en un mundo que aspira sobre todo a conquistar las pasarelas parisinas, los sillones de cuero de los jet supersónicos y las camas suntuosas de los hoteles cinco estrellas. El suyo es un título aristocrático y un trofeo griego.

Graciela ha trascendido fronteras, ha conseguido erigirse por sobre las palabras fama y respeto hasta alcanzar la cima del cariño. Sin embargo, creo que a la poeta le quedan muchos paisajes por conquistar. Será en ellos donde encuentre nuevas dimensiones para su vocación.

Inevitablemente se volverá más famosa y más admirada. Algún consuelo debe tener haber nacido en la era de los satélites e internet.

"Un poema es un artefacto que respira", cuenta en esta entrevista. Y es ella quien le otorga el primer aliento.

CLAUDIO ANDRADE

candrade@rionegro.com.ar

 

 

Google

Web
Río Negro
Es una publicación de Editorial Rio Negro SA.Todos los derechos reservados
Copyright 2004