Contáctenos
Tarifas Publicidad
Quienes Somos
Mapa del sitio
Todos los títulos Tapa de papel Ediciones Anteriores
   SECCIONES
   Tapa
  Todos los Títulos
   Regionales
   Municipales
   Nacionales
   Políticas
   Economía
   Internacionales
   Deportes
   Cultura y Espectáculos
   Policiales y Judiciales
   Vida Cotidiana
   OPINIÓN
   Editorial
   Carta de Lectores
   Columnistas
   SUPLEMENTOS
   Rural
   Informática
   El Económico
   Cultural
   Energía
   Debates
   Hogar
   INFO
   Escríbanos
   SERVICIOS
   Guía del Ocio
   Cines
   RECEPTORIAS
   CLASIFICADOS
   NECROLOGICAS
   Contactos
   Contanos tu historia
   Tarifas Publicidad
  
 
 
 

 

Sábado 18 de junio de 2005
   Municipales

Prueba de fuego para la nueva terminal de colectivos

Varios problemas de cara al fin de semana largo. Quejas por falta de calefacción y señalizaciones.

24_-1_p24
Los usuarios tuvieron muchas quejas por el funcionamiento de la nueva terminal de colectivos.

NEUQUEN (AN).- La flamante terminal de ómnibus de la ciudad de Neuquén pasará este fin de semana largo su primera prueba de fuego. Durante la semana se agotaron los pasajes hacia los principales centros turísticos cordilleranos y Buenos Aires y ayer comenzaron a presentarse los primeros inconvenientes para los viajeros.

Muchos se quejaron porque no pudieron reservar sus boletos por teléfono, porque algunas empresas no tienen aún las nuevas líneas habilitadas. Otros tuvieron que recurrir a la ayuda de los guardias de seguridad para saber cómo llegar a la sala de embarque que le correspondía según el destino elegido, dónde despachar el equipaje o por cuál puerta salir para dar con el estacionamiento de particulares.

Estos trastornos se suman la incomodidad de esperar parados la llegada de los micros, no tener un lugar donde tomar o comer algo y no poder despojarse de los abrigos porque el sistema de calefacción es ineficiente para las dimensiones del edificio.

El feriado por Día de la Bandera que enganchará con este fin de semana pondrá a prueba el funcionamiento de la nueva estación de micros neuquina que fue proyectada como una de las modernas y sofisticadas del país. Ayer se produjo un importante éxodo de turistas hacia los principales lugares turísticos del país, y el primer examen presentó fallas en el sistema que dejó molestos a los viajeros y a los empleados de varias boleterías.

"Muchos clientes se quejaron porque no podían consultar por teléfono y se tenían que venir desde lejos a averiguar horarios y precios de pasajes porque no contamos aún con una nueva línea de teléfonos y la vieja quedó fuera de servicio. Esto obviamente, a nosotros también nos genera un problema en la calidad del servicio, pero no podemos hacer mucho", comentó Emanuel, trabajador de una de las empresa de transporte que presta el servicio hacia Buenos Aires.

Durante la jornada de ayer los pasillos principales de la terminal se vieron atiborradas de hombres, mujeres y niños con maletas y bolsos, a la espera de partir rumbo a sus mini vacaciones. Pero no todo fue alegría por la partida, las complicaciones también estuvieron a la orden del día. El primer obstáculo que debieron sortear los viajeros no tuvo que ver con los vendedores ambulantes, lavacoches y perros vagabundos que eran postal diaria en el antiguo edificio de la estación de micros. Ahora el problema fue encontrar el lugar exacto para despachar el equipaje o la puerta correcta para ingresar a la sala de embarque que les daría el pasaporte definitivo a su destino.

Para acceder a las dársenas donde se estacionan los micros, hay tres salones vidriados que las comunican con los pasillos de ingreso del público. "En las boleterías te dicen que es la puerta A, B o C, pero si no conocés bien el lugar, te paseás a lo largo de todo el pasillo para encontrarla. El problema es cuando llegás muy justo al horario de partida. Creo que faltan más carteles indicadores por lo menos hasta que nos acostumbremos a la nueva terminal", cuestionó Mario Alvarracín, que viajó a San Martín de los Andes junto a su esposa y dos hijos.

La falta de un quiosco o una confitería fue otra las fallas que encontraron los pasajeros, al igual que la falta de calefacción. "Vengo de Roca y me voy a San Martín de los Andes, pero tengo que esperar media hora para la salida del micro. Tengo cinco horas de viaje y quisiera comer algo antes de irme, pero como se ve no hay un lugar dónde comprar acá dentro y por acá cerca tampoco hay muchos negocios. Dónde está el primer mundo que prometió el intendente neuquino para la terminal", se preguntó visiblemente enojada Marta Marcone.

 

 

Buscador

Es una publicación de Editorial Rio Negro SA.Todos los derechos reservados
Copyright 2004