Contáctenos
Tarifas Publicidad
Quienes Somos
Mapa del sitio
Todos los títulos Tapa de papel Ediciones Anteriores
   SECCIONES
   Tapa
  Todos los Títulos
   Regionales
   Municipales
   Nacionales
   Políticas
   Economía
   Internacionales
   Deportes
   Cultura y Espectáculos
   Policiales y Judiciales
   Vida Cotidiana
   OPINIÓN
   Editorial
   Carta de Lectores
   Columnistas
   Panorama Politico
   SUPLEMENTOS
   Rural
   Informática
   El Económico
   Cultural
   Energía
   Debates
   Hogar
   INFO
   Escríbanos
   SERVICIOS
   Guía del Ocio
   Cines
   RECEPTORIAS
   CLASIFICADOS
   NECROLOGICAS
   Contactos
   Contanos tu historia
   Tarifas Publicidad
  
 
 
 

 

Lunes 23 de mayo de 2005
   Regionales

Cayó en el olvido una millonaria inversión

La nieve de las calles de Copahue ya no se derrite. La obra costó más de cinco millones de dólares.

f1_p9
Calles sin nieve, el sueño de Copahue. En la actualidad la obra está muy deteriorada.

NEUQUEN.- Los copos de nieve ya no se derriten sobre las calles de Copahue, pero los más de cinco millones de dólares que invirtió el Estado para construir un pavimento especial corren el riesgo de evaporarse. ¿Por qué? Porque los fue consumiendo la desidia.

Las calles calefaccionadas, toda una novedad en el país, fueron inauguradas por Felipe Sapag el 9 de abril de 1999. Ese día hubo clima de celebración y se prometió que la temporada turística podía extenderse más allá de abril. Las autoridades de entonces cosecharon aplausos y la comunidad renovó sus expectativas de crecimiento. Copahue celebraba 13 años de vida y se prometía una maravillosa obra que podía tener una vida útil de hasta 50 años.

Finalmente poco de aquel objetivo se cumplió. Tiempo después, cuando cambió de manos la gobernación y ya no estaba Sapag sino Jorge Sobisch al frente del Poder Ejecutivo, los caños de vapor que dan calor al pavimento comenzaron a arruinarse por falta de mantenimiento.

"La obra está abandonada. Hace por lo menos cinco años que no se realiza ningún mantenimiento y es una picardía porque costó mucho dinero. Las válvulas están todas oxidadas y rotas", dijo una fuente de Termas ante una consulta de este diario.

El intendente de Caviahue-Copahue y titular de Termas, Oscar Mansegosa, también hizo una descripción del problema, aunque apelando al lenguaje de un diplomático.

"Faltó el mantenimiento pero no es que haya sido una inversión tirada a la basura", expresó el jefe comunal. Luego reveló que actualmente se estudian nuevos usos para no perder esta inversión ni desaprovechar el vapor del colosal volcán.

Hay dos proyectos en danza, impulsados desde el Ente Provincial de Energía de Neuquén (EPEN). Una propuesta consiste en utilizar el vapor para calefaccionar los hoteles y las cabañas de la villa, y otra en aprovechar un pozo geotérmico para generar energía eléctrica.

El proyecto de las calles calefaccionadas nació con polémica porque Copahue despejaba la nieve con el calor interior del volcán, pero la villa permanecía aislada a partir de mayo. Muchos se preguntaban entonces si no era conveniente solucionar el problema de acceso a Copahue primero antes que invertir millones de dólares en un costoso sistema de pavimento.

Rubén Etcheverry estuvo involucrado en esta obr porque ocupaba entonces la cartera de Energía de la provincia. Consultado por "Río Negro", el ex funcionario provincial aún defiende aquel proyecto.

Recordó que nació para prolongar la vida útil de la temporada de Copahue y aseguró que así sucedió, al menos durante dos años.

Respecto de las tareas de mantenimiento, Etcheverry dijo que no sabe qué es lo que sucedió tras el recambio de gobierno, pero afirmó que mientras él estuvo al frente de Energía, la Empresa Neuquina de Servicios de Ingeniería (ENSI) se encargó de mantener el vaporducto.

La ENSI fue la que trabajó en este proyecto y construyó, en algunos casos contratand a terceros -CN Sapag se encargo de la obra civil-, un ducto de 2.400 metros de longitud, alimentado por tres pozos geotérmicos que alcanzan los 1.300 metros de profundidad.

Cuando funcionaba, por debajo del asfalto corría vapor a 120 grados. Ese averno era capaz de mantener la superficie de las calles a 10 ó 20 grados, aun en condiciones climáticas adversas.

Las pruebas de corrosión realizadas por especialistas de la ENSI dieron como resultado una estimación de vida útil de las cañerías de 50 años. Por supuesto que el pronóstico pudo ser cierto si se hubiese respetado el plan de mantenimiento.

Una fuente del EPEN explicó que un decreto del Poder Ejecutivo transfirió a la empresa la responsabilidad de las tareas de conservación. Eso ocurrió en 2001 y la fuente aclaró que se hicieron trabajos "dentro de las posibilidades presupuestarias", las que evidentemente han sido escasas, a juzgar por el estado en que se encuentra la obra.

 

Gerardo Bilardo

gbilardo@rionegro.com.ar

 

 

Notas asociadas:

Más de 50 años de geotermia

Mansegosa explica

Buscan alternativas de uso

 

 

Buscador

Notas asociadas:

Más de 50 años de geotermia

Mansegosa explica

Buscan alternativas de uso

 

Es una publicación de Editorial Rio Negro SA.Todos los derechos reservados
Copyright 2004