Contáctenos
Tarifas Publicidad
Quienes Somos
Mapa del sitio
Todos los títulos Tapa de papel Ediciones Anteriores
   SECCIONES
   Tapa
  Todos los Títulos
   Regionales
   Municipales
   Nacionales
   Políticas
   Economía
   Internacionales
   Deportes
   Cultura y Espectáculos
   Policiales y Judiciales
   Vida Cotidiana
   OPINIÓN
   Editorial
   Carta de Lectores
   Columnistas
   Panorama Politico
   SUPLEMENTOS
   Rural
   Informática
   El Económico
   Cultural
   Energía
   INFO
   Escríbanos
   SERVICIOS
   Guía del Ocio
   Cines
   RECEPTORIAS
   CLASIFICADOS
   NECROLOGICAS
   Contactos
   Contanos tu historia
   Tarifas Publicidad
  
 
 
 

 

Domingo 2 de enero de 2005
   Nacionales

"La gente gritaba y corría, parecía el fin del mundo"

El dramático relato de los sobrevivientes del horror en la disco del barrio porteño. "Empecé a pisar cabezas, pero salvé mi vida. Nadie entendía lo que pasaba", dicen.

22_-F1_P12_COL_CORT
Los asistentes al boliche recordaron horas después los momentos de terror que vivieron. Muchos de ellos fueron directo a la morgue a reconocer a sus amigos.

"En cinco minutos se prendió todo el techo"; "La gente gritaba y corría enloquecida, parecía el fin del mundo"; "Empecé a pisar cabezas pero salvé mi vida", "Tratábamos de organizar algo dentro del caos". Las crudas frases son parte de los desgarradores testimonios de los sobrevivientes de la tragedia del boliche República Cromagnon. Los relatos describen las escenas de pánico vividas pasadas las 22 del jueves luego de que el techo del lugar comenzara a incendiarse, cuando cientos de personas, sobre todo jóvenes, corrían por las calles de Once desorientados tras escapar de una trampa mortal.

En el boliche había miles de personas, en el último de los tres recitales que brindó el grupo de Villa Celina, cuando "en la primera canción la gente empezó a gritar y a correr enloquecida", dijo Felipe, de 24 años. Parecía el fin del mundo. Nadie entendía nada de lo que ocurría", añadió. Luego se cortó la luz y empezaron los gritos de pánico. La gente corría sin saber adónde ir, pisándose una a otra, relató.

"¿Está vivo? ¿Adónde lo llevaron?", eran las preguntas con tonos de desesperación que se convirtieron en una constante, minutos después de que el fuego se convirtió en una emboscada macabra dentro del boliche.

"Algunos se tiraban desde el primer piso de la desesperación. Allí justo había muchos nenes, mujeres, algunas embarazadas", relató Andrés. El joven, que estaba en la puerta del Hospital Ramos Mejía, contó que "en cinco minutos se prendió todo el techo", cuando la banda recién comenzaba a tocar. La mujer recordó que cuando comenzaron las corridas su marido la sujetó del brazo y la llevó hacia la salida, pero "en ese momento un montón de gente empujó y caímos. Después no recuerdo nada más hasta que desperté en una ambulancia", relató.

Gustavo, el barman del boliche, explicó que "se intentó armar (la salida), pero la gente se empezó a abalanzar porque el fuego estaba en el medio y la gente se tiró sobre las barras y no nos permitían colocar la manguera". Un pibe de 15 años que estaba en el lugar escuchando la banda dijo que "lo único" que recordaba era cuando, en medio de la corrida por escapar del humo, comenzó "a pisar cabezas. Oí tiros, miré al techo y vi una bola de fuego como una pelotita de ping pong", dijo otra de las jóvenes, que recordó que "no había un solo extinguidor".

Julio, un comerciante de la zona que ayudó a sacar gente del boliche, comentó que tras saber lo que ocurría se acercó hasta el lugar por "curiosidad" y terminó "haciendo respiración boca a boca a unos cinco niños que salían casi sin respirar. Armamos como un hospital de campaña sobre la calle Ecuador. Pusimos en un lugar a los que respiraban y del otro a los que no", recordó, tras acotar que la intención entre todos los que se acercaron al lugar fue "organizar algo dentro del caos". (Télam)

 

 

Nota asociada:

TRAGEDIA EN EL BOLICHE: Dolor y bronca por la cantidad de muertos y la falta de previsión para evitar el incendio

 

 

Buscador

Nota asociada:

TRAGEDIA EN EL BOLICHE: Dolor y bronca por la cantidad de muertos y la falta de previsión para evitar el incendio

 

Es una publicación de Editorial Rio Negro SA.Todos los derechos reservados
Copyright 2004