Contáctenos
Tarifas Publicidad
Quienes Somos
Mapa del sitio
Todos los títulos Tapa de papel Ediciones Anteriores
   SECCIONES
   Tapa
  Todos los Títulos
   Regionales
   Municipales
   Nacionales
   Políticas
   Economía
   Internacionales
   Deportes
   Cultura y Espectáculos
   Policiales y Judiciales
   Vida Cotidiana
   OPINIÓN
   Editorial
   Carta de Lectores
   Columnistas
   Panorama Politico
   SUPLEMENTOS
   Rural
   Informática
   El Económico
   Cultural
   Energía
   INFO
   Escríbanos
   SERVICIOS
   Guía del Ocio
   Cines
   RECEPTORIAS
   CLASIFICADOS
   NECROLOGICAS
   Contactos
   Contanos tu historia
   Tarifas Publicidad
  
 
 
 

 

Domingo 2 de enero de 2005
   Nacionales

La mayor catástrofe no natural de la Argentina

Por el número de víctimas, el incendio en la disco de Once es la tercera tragedia en centros nocturnos de los últimos 40 años a nivel mundial. En el país el antecedente es lo ocurrido en Kheyvis.

87___f1_p6_col_cort
Tras el incendio, las imágenes de los cadáveres evidenciaban la dimensión de la pérdida de vidas humanas.

El incendio del boliche República Cromagnon, en el que fallecieron al menos 188 personas, fue la mayor catástrofe no natural de Argentina, y la tercera peor tragedia en centros nocturnos en los últimos 40 años, sólo superada por dos siniestros ocurridos en discotecas de China.

La mayor devastación de un incendio en una disco se produjo el 26 de diciembre de 2000 en la ciudad de Luoyang, donde hubo 309 personas, y afectó a varios residentes de un hotel que funcionaba en el mismo edificio.

El segundo lugar de la estadística tuvo lugar en Fuxin, también China, donde un incendio provocó el fallecimiento de 234 asistentes, el 27 de noviembre de 1994.

Informes de agencias internacionales y reportes certificados por DyN muestran que la tragedia argentina superó lo sucedido el 28 de mayo de 1977, cuando murieron 161 personas en Kentucky, Estados Unidos.

El incendio en el barrio de Once provocó aún más muertes que la tragedia del 18 de marzo de 1996 en Manila, Filipinas, donde murieron 153 personas.

En noviembre de 1970, 146 personas murieron en un incendio que devastó una disco en Saint-Laurent-du-Pont, Francia.

En Seúl, un incendio mató 88 personas en la sala de fiestas de un hotel, mientras que en 1980, 59 niños murieron asfixiados en un cine de Bagdad, de acuerdo a un reporte de la agencia francesa AFP.

Las tragedias en discotecas están detrás en las estadísticas de incendios registrados en centros comerciales. En Lima, capital peruana, en 2002 un incendio en un centro comercial arrojó el saldo de 274 muertos. El 1 de agosto de 2004, alrededor de 400 personas murieron en Paraguay al incendiarse un supermercado de Asunción. Si se contabilizan los incendios sin tener en cuenta el rubro de los locales siniestrados, el de República de Cromagnon pasa al sexto lugar.

El oscuro récord se quebró recientemente, el 1 de agosto del año pasado, cuando 464 personas, tres de ellas de nacionalidad argentina, murieron en el shopping Ycuá Bolaños, en Asunción, Paraguay.

 

En el ámbito local

En el ámbito local, y de acuerdo con la cantidad de decesos, le siguen el atentado a la Asociación Mutuales Israelitas Argentinas (AMIA), con 85 muertos el 18 de julio de 1994, y la caída de un avión de Austral que se dirigía desde Posadas hacia Buenos Aires, aunque en territorio uruguayo, el 10 de octubre de 1997, con un resultado de 74 fallecidos.

Luego figuran una avalancha en la puerta 12 del estadio de River, el 23 de junio de 1968, con 71 fallecidos; el accidente del avión de Lapa del 31 de agosto de 1999, con 70 muertos, y el atentado a la embajada de Israel, el 17 de marzo de 1992, que causó 29 muertes.

La mayor catástrofe natural en Argentina fue el terremoto de San Juan del 15 de enero de 1944, en el que murieron casi 10.000 personas y otras 20.000 resultaron heridas.

(DyN/Télam)

 

Más víctimas que en los dos atentados terroristas

El fuego que en la noche del jueves destruyó la disco porteña República Cromagnon causó más muertes que los dos atentados terroristas perpetrados en Argentina contra objetivos judíos y superó, incluso, el número de víctimas de las dos mayores catástrofes aéreas registradas en la región en la última década.

Pasado el mediodía los reportes oficiales indicaban que 175 personas entre las que figuraban niños perdieron la vida en el incendio que arrasó con el boliche del barrio porteño de Once. Y más de 700 heridos eran asistidos en centros de salud, con cuadros de gravedad diversa.

La alarmente cifra de muertos se ubica por encima de las víctimas que fueron sepultadas bajo escombros en los dos atentados cometidos aquí por el terrorismo internacional: Hubo 22 muertos en el ataque con explosivos contra la Embajada de Israel en Buenos Aires, perpetrado el 17 de marzo de 1992, y 85 personas fallecidas en la voladura de la AMIA, causada por un coche bomba que impactó contra la mutual judía el 18 de julio del '94.

La tragedia en Cromagnon memora lo ocurrido en la disco Kheyvis de Olivos el 17 de diciembre de 1993, cuando 17 adolescentes que participaban de una fiesta estudiantil murieron asfixiados por el humo.

El número de víctimas fatales del siniestro en Cromagnon también supera el total de muertes en los accidentes áreos de peores consecuencias registrados en la última década. Un total de 74 personas perecieron cuando un avión de la empresa Austral cayó sobre la localidad de Fray Bentos, en Uruguay, el 10 de octubre de 1997. Y menos de dos años después, 67 fallecieron cuando un avión de LAPA que partía a Córdoba no logró despegar y, en un hecho insólito, salió del predio del Aeroparque a alta velocidad y se estrelló en un terraplén de Costanera Norte.

 

Nota asociada:

TRAGEDIA EN EL BOLICHE: Dolor y bronca por la cantidad de muertos y la falta de previsión para evitar el incendio

 

 

Buscador

Nota asociada:

TRAGEDIA EN EL BOLICHE: Dolor y bronca por la cantidad de muertos y la falta de previsión para evitar el incendio

 

Es una publicación de Editorial Rio Negro SA.Todos los derechos reservados
Copyright 2004