Contáctenos
Tarifas Publicidad
Quienes Somos
Mapa del sitio
Todos los títulos Tapa de papel Ediciones Anteriores
   SECCIONES
   Tapa
  Todos los Títulos
   Regionales
   Municipales
   Nacionales
   Políticas
   Economía
   Internacionales
   Deportes
   Cultura y Espectáculos
   Policiales y Judiciales
   Vida Cotidiana
   OPINIÓN
   Editorial
   Carta de Lectores
   Columnistas
   Panorama Politico
   SUPLEMENTOS
   Rural
   Informática
   El Económico
   Cultural
   Energía
   INFO
   Escríbanos
   SERVICIOS
   Guía del Ocio
   Cines
   RECEPTORIAS
   CLASIFICADOS
   NECROLOGICAS
   Contactos
   Contanos tu historia
   Tarifas Publicidad
  
 
 
 

 

Domingo 2 de enero de 2005
   Nacionales

Dolor y bronca por la cantidad de muertos y la falta de previsión para evitar el incendio

Las víctimas fatales ascendían ayer a 188. Hubo una marcha pidiendo que se asuman culpas. Entierran muertos y todavía falta identificar a otros.

60_f1_p3_cort
Escenas desgarradoras se vivieron ayer en los funerales de algunos de los jóvenes.

Dolor desgarrador, bronca y resignación marcaron la despedida de decenas de los al menos 188 jóvenes que murieron en la medianoche del jueves en la trampa mortal en la que se transformó un recital de rock, que tuvo como marco las precarias instalaciones de un boliche del barrio porteño de Once.

La facilidad con que se accede a habilitaciones que luego no son respetadas, como la cantidad de público que puede albergar un edificio o el ingreso de menores de edad, se suma a la falta de rigurosidad y periodicidad de los controles del Estado en un cóctel de desidia.

En la región, el municipio neuquino informó que en los últimos días se hicieron controles en los locales bailables para evitar siniestros como el ocurrido en Buenos Aires. En Cipolletti, el incendió en Once despertó preocupación por la situación de los pubs locales, y en Roca se afirmó que todos los locales bailables están en regla.

La impresionante cantidad de muertos que dejó el incendio en "República Cromagnon" transformó a esta tragedia en la peor que haya sucedido en el país por causas no naturales. Tanto fue el número de víctimas que ni los atentados antisemitas contra la embajada de Israel y la AMIA, lograron empardar juntos la cifra de fallecidos.

Ayer no cesaba la búsqueda desesperada por parte de familiares de sus seres queridos, a los que no pueden hallar. Mucho influye en esto la imposibilidad de reconocer los cadáveres que están en la morgue porteña.

Una bengala lanzada por un grupo que integraban tres jóvenes, que según se indicó ya están identificados, y la existencia de una sola puerta habilitada para la salida de los asistentes en caso de emergencia, desataron la tragedia.

Mientras algunos familiares y amigos enterraban, en medio de escenas desgarradoras, a sus muertos, otros optaron por realizar una marcha desde el local incendiado en Once hasta la morgue judicial porteña. En la manifestación hubo severos cuestionamientos a los dueños del boliche y a las autoridades comunales. El grupo se trasladó después a las puertas de la jefatura de gobierno porteño para reclamar castigo a los responsables de la tragedia. Al grito de "asesinos" e "Ibarra, Chabán, la tienen que pagar" y portando una gran pancarta que pide justicia, los manifestantes cuestionaron al jefe de gobierno y pidieron condena al dueño del boliche donde se produjo la catástrofe.

Chabán, el gerenciador del local, está detenido acusado de homicidio y lesiones culposas, y mañana sería indagado por la jueza María Angélica Crotto, que lleva adelante las investigaciones. Otros tres socios del gerenciador, que serían extranjeros, eran buscados ayer por la justicia.

La última actualización de muertos y heridos difundida ayer, detallaba que las víctimas fatales ascendían a 188 mientras y que otras 40 personas permanecían internadas en terapia intensiva en distintos hospitales, informó la Policía Federal. Unas 120 personas permanecían internadas, de las cuales 40 están en los servicios de terapia intensiva de varios hospitales, tres en estado crítico.

Figuras mundiales, como el papa Juan Pablo II y los Reyes de España, enviaron sus condolencias al presidente Néstor Kirchner, quien ayer estaba "muy compungido" y "muy apenado" por la tragedia de Once. En la región, los boliches abrieron en su mayoría el 1 a la madrugada y el duelo nacional prácticamente pasó inadvertido.

 
 

 

Buscador

Notas asociadas:

Paso a paso, cómo se desató el infierno

La mayor catástrofe no natural de la Argentina

"La gente gritaba y corría, parecía el fin del mundo"

La angustia de los que no encuentran a sus familiares

Toda una familia destrozada por el horror

Falta de controles y precariedad, foco de las críticas

El mundo se conmovió ante el drama y ofreció ayuda

Todos hablaron de Argentina

Kirchner, "muy compungido y apenado"

El dueño, detenido por homicidio y lesiones culposas

"Callejeros", un rock bien independiente y popular

Dispar acatamiento al luto en los boliches del país

En Neuquén realizaron exhaustivos controles

Roca: "Están todos en regla"

Es una publicación de Editorial Rio Negro SA.Todos los derechos reservados
Copyright 2004