Contáctenos
Tarifas Publicidad
Quienes Somos
Mapa del sitio
Todos los títulos Tapa de papel Ediciones Anteriores
   SECCIONES
   Tapa
  Todos los Títulos
   Regionales
   Municipales
   Nacionales
   Políticas
   Economía
   Internacionales
   Deportes
   Cultura y Espectáculos
   Policiales y Judiciales
   Vida Cotidiana
   OPINIÓN
   Editorial
   Carta de Lectores
   Columnistas
   Panorama Politico
   SUPLEMENTOS
   Rural
   Informática
   El Económico
   Cultural
   Energía
   INFO
   Escríbanos
   SERVICIOS
   Guía del Ocio
   Cines
   RECEPTORIAS
   CLASIFICADOS
   NECROLOGICAS
   Contactos
   Contanos tu historia
   Tarifas Publicidad
  
 
 
 

 

Domingo 02 de enero de 2005
   Internacionales

La Justicia amplía la definición de "tortura"

Rechaza "aplicar dolor comparable al colapso de un órgano o la muerte"

WASHINGTON (Télam-SNI).- El Departamento de Justicia publicó una nueva directiva sobre la tortura, que amplía su definición y rechaza la vigente que consideraba legal "aplicar dolor comparable al colapso de un órgano o la muerte".

El documento, de 17 páginas, fue difundido el viernes y tiene como objetivo dar marcha atrás a un polémico memorando de agosto de 2002 que decía, entre otras cosas, que el presidente, como comandante en jefe, en tiempos de guerra tiene el poder de autorizar la violación de las leyes antitortura, y que el personal militar está protegido ante la ley por esas violaciones.

El nuevo documento es más amplio en su definición de lo que podría considerarse tortura y de lo que no es aceptable bajo la ley estadounidense y la Convención de Naciones Unidas contra la Tortura.

Según organismos defensores de los derechos humanos, la vieja directiva había establecido el contexto legal en que fueron posibles las torturas aplicadas en la prisión de Abu Ghraib, Irak, en Afganistán y en la base naval estadounidense de Guantánamo, para prisioneros detenidos en la lucha contra el terrorismo.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush había dicho que nunca ordenó torturar a ningún preso, pero documentos secretos difundidos en junio mostraron que los métodos de interrogación aprobados para ser usados en Guantánamo incluyeron una vez el uso de perros para provocar miedo.

Las nuevas reglas se difundieron a una semana de la apertura de las audiencias frente a la comisión de justicia del Senado sobre el nombramiento de Alberto Gonzales, el abogado de la Casa Blanca, para suceder a John Ashcroft en el Departamento de Justicia. El memorando de agosto de 2002 fue retirado y se escribió uno nuevo después de varias protestas, cuando se dio a conocer éste y otros documentos relacionados con el interrogatorio y el tratamiento de los prisioneros iraquíes.

 

 

Buscador

Es una publicación de Editorial Rio Negro SA.Todos los derechos reservados
Copyright 2004