Contáctenos
Tarifas Publicidad
Quienes Somos
Mapa del sitio
Todos los títulos Tapa de papel Ediciones Anteriores
   SECCIONES
   Tapa
  Todos los Títulos
   Regionales
   Municipales
   Nacionales
   Políticas
   Economía
   Internacionales
   Deportes
   Cultura y Espectáculos
   Policiales y Judiciales
   Vida Cotidiana
   OPINIÓN
   Editorial
   Carta de Lectores
   Columnistas
   Panorama Politico
   SUPLEMENTOS
   Rural
   Informática
   El Económico
   Cultural
   Energía
   INFO
   Escríbanos
   SERVICIOS
   Guía del Ocio
   Cines
   RECEPTORIAS
   CLASIFICADOS
   NECROLOGICAS
   Contactos
   Contanos tu historia
   Tarifas Publicidad
  
 
 
 

 

Domingo 02 de enero de 2005
   Internacionales

Rebeldes llaman a boicotear la elección iraquí

Al tiempo que un militar norteamericano y ocho iraquíes morían en diversos incidentes en Irak, rebeldes de ese país dijeron que votar el 30 de enero "sería el mejor re galo al enemigo".

81_f1_p33
Los hechos de violencia no ceden en Irak, a pesar de la cercanía de las elecciones.

BAGDAD (Télam/AFP/AP).- Al menos ocho iraquíes y un militar norteamericano murieron en atentados o combates durante el cambio de año en Irak, en coincidencia con la divulgación de un llamado de grupos rebeldes a boicotear la "sucia farsa" electoral del 30 de enero próximo.

Un militar de Estados Unidos y ocho iraquíes, entre ellos dos guardias nacionales, un policía y un colaborador del clérigo Moqtada Al Sadr, murieron en diversos hechos violentos entre el viernes y ayer en Bagdad y en el norte y oeste del país.

Por su parte, los grupos insurgentes Ansar Al Suna, Ejército Islámico en Irak y Ejército de los Muyahidin divulgaron un comunicado según el cual participar en las próximas elecciones iraquíes sería "el mejor regalo" para Estados Unidos, "enemigo del Islam y el tirano de nuestra era", informó la BBC de Londres.

El mensaje de los rebeldes fue difundido en el sitio web de Ansar Al Sunna, grupo al que se atribuye vinculación con la red Al Qaeda y el reciente ataque contra una base estadounidense en Mosul, donde murieron 22 persona.

La advertencia se conoció el día en que el primer ministro interino de Irak, Iyad Allawi, aseguró que su gobierno hará todo lo posible para garantizar la seguridad en las elecciones.

En su discurso televisado para recibir al nuevo año, Allawi dijo además que el 2005 será decisivo para su país y advirtió además a países vecinos, en alusión a Siria e Irán, que dejen de proteger a la resistencia armada iraquí.

En contraposición, el comunicado insurgente en Internet asoció las elecciones, a las que definió como una "sucia farsa", con la sanción de leyes que calificó de anti-islámicas y la continuidad de la ocupación de Irak por parte de Estados Unidos y sus aliados.

"El voto es una sucia farsa del enemigo para dar legitimidad al nuevo gobierno que está al servicio de los cruzados. Participar en estas elecciones sería el mejor regalo para Estados Unidos, el enemigo del Islam y el tirano de nuestra era", dijo el texto.

El principal grupo político moderado de la minoría sunnita, el Partido Islámico Iraquí (PII), decidió a su vez esta semana boicotear la elección con el argumento de que la violencia en el país imposibilita una votación libre y justa. El PII se sumó así a las principales organizaciones religiosas sunnitas y otros grupos radicalizados, opuestos a las elecciones convocadas bajo la ocupación liderada en Irak por Estados Unidos.

Los seguidores de la rama sunnita del Islam son el 30% de los 26 millones de iraquíes frente a un 60% chiita, además de los kurdos del norte del país, también musulmanes pero no árabes.

Líderes políticos y religiosos de la mayoría chiita respaldan las elecciones y rechazan la ola de violencia que en las últimas semanas costó cada día decenas de muertos, la mayoría iraquíes pero también unos 70 estadounidenses.

Otro militar norteamericano murió el último día del año en la provincia occidental de Al Anbar, baluarte rebelde, según informó ayer, sin más detalles el Comando estadounidense.

A su vez, en un atentado cerca de una refinería petrolera en Beiji, unos 200 kilómetros al norte de Bagdad, murió Haithem Al Ansari, un estrecho colaborador del clérigo radical chiíta Moqtada Al Sadr.

Entre los fallecidos en ataques del cambio de año, además, un enfermero murió por el impacto de una bala perdida en la calle Haifa, en un sector beligerante de Bagdad, durante un combate entre insurgentes y soldados estadounidenses. En la norteña ciudad de Kirkuk desconocidos mataron a un agente de la policía y el estallido de una bomba en una ruta en el sur de Bagdad.

 

 

Buscador

Es una publicación de Editorial Rio Negro SA.Todos los derechos reservados
Copyright 2004