Contáctenos
Tarifas Publicidad
Quienes Somos
Mapa del sitio
Todos los títulos Tapa de papel Ediciones Anteriores
   SECCIONES
   Tapa
  Todos los Títulos
   Regionales
   Municipales
   Nacionales
   Políticas
   Economía
   Internacionales
   Deportes
   Cultura y Espectáculos
   Policiales y Judiciales
   Vida Cotidiana
   OPINIÓN
   Editorial
   Carta de Lectores
   Columnistas
   Panorama Politico
   SUPLEMENTOS
   Rural
   Informática
   El Económico
   Cultural
   Energía
   INFO
   Escríbanos
   SERVICIOS
   Guía del Ocio
   Cines
   RECEPTORIAS
   CLASIFICADOS
   NECROLOGICAS
   Contactos
   Contanos tu historia
   Tarifas Publicidad
  
 
 
 

 

Domingo 2 de enero de 2005
   Cultura y espectáculos

Se encendió la TV y apareció otro sexo

El travesti Laisa que Florencia de la V compuso en “Los Roldán” y el falso gay Rubén Jilguero a cargo de Dady Brieva en “Los secretos de papá” fueron los héroes que en el 2004 pusieron a las minorías sexuales en la pantalla familiar a través de dos de las tradicionales telecomedias de las 9 de la noche.
No deja de ser curioso que, en un país donde la educación sexual sigue siendo un tema tabú y no se sabe si podrá hablarse de “eso” en los colegios primarios, la cuestión de la identidad sexual se convirtiera en la que concitara los mayores ratings, un hecho verificable hasta en programas periodísticos-documentales que, como “Punto.Doc” y “Código Penal”, ambos de América, o “Ser urbano” deTelefé, hacen de la cuestión sexual uno de sus ejes.
Tanto la taquillera tira de Telefé como la que desde mediados de agosto animó el ex Midachi por el 13 colocaron en la “naturalidad” de la tevé a dos prototipos de una sexualidad que fuera de la denominada “caja boba”, aún genera resistencias y controversias.
Laisa (apócope de ‘la Isabel’), una de las estrellas del boom televisivo de 2004 que es “Los Roldán”, ocupa en la ficción el rol de hermana/o de Tito Roldán (Miguel Angel Rodríguez) y mantiene un inconcretado romance con Emilio Uriarte (Gabriel Goity) que se cree enamorado de una mujer. Hasta corrió el riesgo de mostrarse como Raúl, su nombre de cuna, en un par de capítulos de la historia generada por Ideas del Sur.
“No creo que la gente esté preparada para aceptar el travestismo así nomás, pero me pareció sorpresivo e interesantísimo el tono de comedia que se utilizó para tratarlo y así esquivar el drama oscuro de la prostitución y la marginalidad”, consideró la analista de medios Nora Mazziotti.
Para la especialista, en la tira escrita por Adriana Lorenzón y Mario Schrajis, “al travesti se lo colocó en el papel de la mujer. En ningún momento se alude a qué pasa en la familia y esa vuelta permitió que se despliegue la comedia”.
Para César Cigliutti, titular de la Comunidad Homosexual Argentina (Cha), que Florencia de la V esté en televisión “es positivo” porque, sostuvo, “de esa manera los vecinos de Palermo que decían que no sabían cómo explicarle a sus hijos que había una travesti en la vereda, ahora no tienen ese problema porque tienen a la travesti en la televisión”.
En el mismo sentido, apuntó a esta agencia que “la presentación de travestis y homosexuales en la televisión comporta un aspecto favorable ya que son personajes que no tienen una carga negativa como ocurría antes”.
“Ahora -describió Cigliutti- se los presenta como personas simpáticas y con rasgos positivos, pero de todos modos falta un contexto real, porque a Laisa no le pasa nada de lo que le ocurre a nuestras travestis. No tiene amigas travestis, no tiene problemas con la policía ni trabaja en la calle como ocurre con la mayoría de ellas”.
Puesto a ver el vaso medio vacío, el dirigente de la Cha estimó que “sin duda, el tema se frivoliza porque en la tele no aparece la homofobia, que es nuestro verdadero problema”.
El psicoanalista Sergio Rodríguez, por su parte, también encontró dos aristas para abordar el tema: “Lo positivo es la renuncia de la cultura actual a tratar de mantener escondidas cuestiones que forman parte de la vida habitual y muestra que la elección sexual no hace peor o mejor a una persona”.
“Por otro lado -dijo a Télam-, me parece que también está el interés comercial de las grandes coorporaciones por usar un tema que se ha puesto de moda a partir de la actitud militante de los movimientos gays, con lo cual le dan una proyección que termina siendo algo así como publicitaria”.
Pablo Granados, artífice del también exitoso humorístico “No hay 2 sin 3” (Canal 9), arriesgó su hipótesis sobre el buen paso de la paródica tira para chicos “Ricos y mocosos”, que gira en torno a la sexualidad y sustentó el programa.
“Por ahí su éxito tuvo que ver con que los mismos padres que le dicen al hijo ‘No veas a un travesti o a uno que se hace el trolo’, con nosotros encontró un humor sano”, dijo buscando una explicación al impensado boom del sexo raro por TV. (Télam).

Romina Grosso

 

Nota asociada:

Un año televisivo muy familiar

 

 

 

Buscador

Nota asociada:

Un año televisivo muy familiar

 

Es una publicación de Editorial Rio Negro SA.Todos los derechos reservados
Copyright 2004