Contáctenos
Tarifas Publicidad
Quienes Somos
Mapa del sitio
Todos los títulos Tapa de papel Ediciones Anteriores
   SECCIONES
   Tapa
   Regionales
   Municipales
   Nacionales
   Políticas
   Economía
   Internacionales
   Deportes
   Cultura y Espectáculos
   Policiales y Judiciales
   Vida Cotidiana
   OPINIÓN
   Editorial
   Carta de Lectores
   Columnistas
   Panorama Politico
   SUPLEMENTOS
   Rural
   Informática
   El Económico
   Cultural
   Energía
   INFO
   Escríbanos
   SERVICIOS
   Guía del Ocio
   Cines
   RECEPTORIAS
   CLASIFICADOS
   NECROLOGICAS
   Contactos
   Contanos tu historia
   Tarifas Publicidad
  
 
 
 

 

Lunes 29 de noviembre de 2004
   Internacionales

El fantasma de división del país sobrevuela Ucrania

Las regiones de habla rusa amenazan con llamar a referéndum.

37_f1_p20
La situación política de Ucrania se agrava con las horas y crecen las amenazas secesionistas.

KIEV (Télam/AFP)- Líderes de las regiones orientales ucranianas rusófonas advirtieron ayer que si la crisis política "empeora" realizarán una consulta para decidir la autonomía de esa zona, en tanto el presidente polaco, Aleksander Kwasniewski, admitió que el riesgo de una separación en Ucrania es real.

"Si un presidente ilegítimo arriba al poder, los participantes al congreso se reservan el derecho de tomar medidas adecuadas para la autodefensa de los intereses de los ciudadanos", expresó la declaración de un congreso de 3.500 delegados de la región oriental de Ucrania que rechazan al candidato opositor Viktor Yushchenko.

La reunión, que se celebró en la ciudad de Luhansk y agrupó a representantes de 18 de las 27 regiones que componen Ucrania, apoyó el veredicto de la Comisión Electoral Central que declaró triunfador en el ballottage del 21 de noviembre al postulante oficialista y prorruso Viktor Yanukovich.

En el encuentro participaron el propio Yanukovich, el alcalde de Moscú, Iuri Luzhkov, y el embajador ruso en Kiev y ex premier ruso, Viktor Chernomyrdin.

Por su parte, en la reunión Yanukovich advirtió que el país está al borde de la catástrofe y exhortó a sus seguidores a evitar un baño de sangre.

"Como premier les digo hoy que estamos al borde del precipicio. Falta poco para caernos. Una vez que sea derramada la primera gota de sangre, será imposible detenerse", dijo Yanukovich.

"Si no somos capaces de preservar la estabilidad y la paz en el Estado todo se derrumbará, y muy rápidamente", enfatizó el primer ministro.

Por otra parte, Kwasniewski dijo que la crisis ucraniana configura "una amenaza real, sobre todo si es apoyada por fuerzas externas", en declaraciones a la televisión polaca. "Aunque termine todo con que Yushchenko se convierta en presidente, que es lo más probable, es difícil pensar que Ucrania oriental se enamorará de él", añadió el mandatario polaco.

De esta manera, Kwasniewski manifestó su pesimismo acerca de una solución consensuada a la crisis ya que las regiones orientales, que mantienen lazos históricos con Rusia, difícilmente acepten la consagración de Yushchenko, quien representa los intereses de Estados Unidos y la Unión Europea en Ucrania.

 

 

Buscador

Es una publicación de Editorial Rio Negro SA.Todos los derechos reservados
Copyright 2004