Contáctenos
Tarifas Publicidad
Quienes Somos
Mapa del sitio
Todos los títulos Tapa de papel Ediciones Anteriores
   SECCIONES
   Tapa
   Regionales
   Municipales
   Nacionales
   Políticas
   Economía
   Internacionales
   Deportes
   Cultura y Espectáculos
   Policiales y Judiciales
   Vida Cotidiana
   OPINIÓN
   Editorial
   Carta de Lectores
   Columnistas
   Panorama Politico
   SUPLEMENTOS
   Rural
   Informática
   El Económico
   Cultural
   Energía
   INFO
   Escríbanos
   SERVICIOS
   Guía del Ocio
   Cines
   RECEPTORIAS
   CLASIFICADOS
   NECROLOGICAS
   Contactos
   Contanos tu historia
   Tarifas Publicidad
  
 
 
 

 

Lunes 1 de Noviembre de 2004
   Deportes

Cipolletti aprendió a jugar de visitante

 

Salir de la “Visera” ya no es un trauma. Ayer en Mar del Plata ‘Cipo’ fue gran protagonista.

El gol que casi fue. Raúl Muñoz busca el primer palo, pero el arquero salva con los pies.

MAR DEL PLATA (Joaquín Peralta- Enviado especial).- Ya no quedan dudas de que Cipolletti está para pelear bien arriba. Ayer dio una verdadera demostración de cómo debe jugar un equipo que quiere ser protagonista. Solidez defensiva, orden en el medio y rapidez para salir jugando, fueron sus argumentos. De los pies de Méndez salieron las dos más claras, pero el empate en cero igual fue muy festejado porque el “albinegro” continúa a paso firme rumbo a la clasificación.
Ayer se vio otro Cipolletti jugando como visitante. Un equipo que, todo el tiempo, dio la sensación de controlar a su rival, a quien desgastó con el correr de los minutos, trabajando con tranquilidad las jugadas a la espera de la indicada para liquidar a su rival.
Apoyado en dos líneas de cuatro que funcionaron a la perfección, Cipolletti pocas veces se vio superado en juego. Es más, Aldosivi sólo pudo armar una jugada de peligro que derivó en el remate de Diego Levato despejado al córner por Ferreyra. El resto fue circulación de pelota sin poder romper esas dos murallas que le puso Perilli, obligando a los marplatenses a tirar centros.
El libreto “albinegro”, con sólo un punta definido, fue mucho menos mezquino de lo que aparentaba, porque si bien le cedió terreno a Aldosivi, el medio estuvo muy sólido en la marca y preciso para salir rápido. Fue así como los volantes se sumaron una y otra vez al ataque, generando peligro en cada escalada.
La primera estuvo en la zurda de Ancatén. Javier Muñoz aguantó al defensor, alargó para el “Lenteja”, quien habilitó al jugador de Centenario. El volante llegó al área por izquierda sin marca, pero pifió el remate. Ese era el camino y Cipolletti lo repitió una y otra vez, tanto con Ancatén como con Landeiro.
Las armas de Aldosivi seguían siendo las mismas: toque, toque y centro al área. Por esa vía tuvo un par de cabezazos peligrosos, pero sus delanteros no estaban en su tarde. Fue así como hasta los 35 se armó un partido entretenido. Después el ritmo del partido cayó y eso benefició aún más a Cipolletti.
En el arranque del complemento lo tuvo otra vez Ancatén, cuando Javier Muñoz giró y lo dejó para que se vaya solo hacia el arco. Cuando le salió el arquero le pegó cruzado y la pelota se fue al lado del palo.
El estadio enmudeció cuando Raúl Muñoz le pegó un derechazo desde 40 metros que dio en el palo y César Medina tocó al gol. El árbitro le cobró posición adelantada, anuló el gol y la gente volvió a respirar.
Unos minutos después Pablo Pérez, la figura de la cancha, sacó una pelota en la línea. Acto seguido, Méndez le pegó de cachetada por abajo del arquero. La pelota iba inevitablemente al gol, pero se encaprichó y empezó a abrirse. Pegó en la parte interna del palo y luego recorrió lentamente la línea.
Podría haber sido victoria, pero el empate tampoco le cae mal. Cipolletti volvió a sumar de visitante y la marcha hacia los cuartos de final parece no tener obstáculos.

Pablo Pérez, la figura

MAR DEL PLATA (Enviado especial).- El de ayer fue sin dudas su mejor partido desde que está en Cipolletti. Pablo Pérez fue el mejor de una improvisada defensa que jugó en gran nivel.
Las lesiones de Cristian Martínez y Luis Luján hicieron que tuviera que formar dupla de centrales junto a César Medina, otro que respondió en gran nivel, y el ex Atlético Tucumán sacó todo lo que le tiraron.
No es un defensor dúctil, y cuando tiene que reventar la pelota no se pone colorado y eso era lo que necesitaba ayer el equipo. Estuvo atento para cortar varios pases en zona peligrosa, y cuando pudo salió jugando.
A eso le agregó un juego aéreo sin fisuras, despejando una y otra vez los centros que caían en el área. Claro que sería injusto no reconocer el buen trabajo de sus compañeros en defensa.
El retorno de Cid pintaba complicado porque el escurridizo Paratore se tiró hacia su sector y jugó amonestado la mayor parte del partido. Casi sin recurrir a las faltas anuló al delantero cada vez que intentó pasar por su lado.
Daniel López también tuvo una buena tarde en su nueva función de “4”. Para poder pasarlo, los marplatenses tuvieron que hacer un gran esfuerzo.

“Merecimos ganar”

MAR DEL PLATA (Enviado especial).- En el vestuario de Cipolletti había una mezcla de satisfacción por el empate conseguido, pero a la vez la sensación de que se pudo haber conseguido la victoria.
“Sumar siempre es buenos, pero no podríamos haber quedado con los tres puntos. Tuvimos las oportunidades más claras y si tuvo que haber un ganador, tendría que haber sido Cipolletti” aseguró Pablo Pérez, mientras ingresaba al vestuario. El defensor agregó que “el equipo está cada vez más sólido. Hay una solidaridad muy grande en el juego de parte de todos los que entran a la cancha y eso se está haciendo sentir”, agregó.
Otro que se fue masticando un poco de bronca fue Diego Landeiro, que se retiró apenas empezó el complemento por un fuerte golpe en el tobillo. “Salimos a jugar con un delantero neto, pero demostramos que no es un esquema defensivo porque los volantes llegamos muchas veces a situaciones de gol. Tendríamos que haber ganado”, afirmó.

 

 

Buscador

Es una publicación de Editorial Rio Negro SA.Todos los derechos reservados
Copyright 2004