Contáctenos
Tarifas Publicidad
Quienes Somos
Mapa del sitio
Todos los títulos Tapa de papel Ediciones Anteriores
   SECCIONES
   Tapa
   Regionales
   Municipales
   Nacionales
   Políticas
   Economía
   Internacionales
   Deportes
   Cultura y Espectáculos
   Policiales y Judiciales
   Vida Cotidiana
   OPINIÓN
   Editorial
   Carta de Lectores
   Columnistas
   Panorama Politico
   SUPLEMENTOS
   Rural
   Informática
   El Económico
   Cultural
   Energía
   INFO
   Escríbanos
   SERVICIOS
   Guía del Ocio
   Cines
   RECEPTORIAS
   CLASIFICADOS
   NECROLOGICAS
   Contactos
   Contanos tu historia
   Tarifas Publicidad
  
 
 
 

 

Viernes 22 de octubre de 2004
   Nacionales

El gobierno propuso unificar las legislativas para el 23 de octubre

Quita a provincias facultad de llamar a elecciones. El gobierno busca lograr más bancas en el Parlamento.

88_f1_p3
Kirchner, en campaña permanente. Ahora buscan unificar las elecciones legislativas del 2005 para que las provincias no puedan hacer su juego.

El presidente Néstor Kirchner firmó ayer el proyecto de ley de reforma del Código Electoral que en las próximas horas enviará al Congreso, a fin de unificar para el 23 de octubre de 2005 la realización de los comicios para elegir cargos legislativos nacionales.

La iniciativa permitiría terminar con el actual escalonamiento del cronograma electoral. Pero la acción fue rechazada por el ministro de Gobierno rionegrino, Iván Lazzeri, quien la calificó como "un claro avasallamiento a las facultades provinciales para sacar rédito político". En Neuquén, en cambio, la oposición al gobierno de Sobisch la vio como un signo positivo.

El ministro del Interior, Aníbal Fernández, confirmó que Kirchner suscribió el decreto de la iniciativa de reforma, que apunta a que sea el Gobierno nacional, y no las provincias, el encargado de convocar a las elecciones para diputados y senadores nacionales en todo el país.

Fernández, en conferencia de prensa, indicó que el objetivo de esa modificación al Código Electoral es dar "certidumbre" a la ciudadanía para que sepa de antemano que, en años electorales, "tendrá que ir a votar el cuarto domingo de octubre".

De esta forma, los comicios legislativos del año próximo se realizarán el 23 de octubre.

El proyecto de ley modifica los artículos 53 y 54 del Código Nacional Electoral, devolviéndole al Poder Ejecutivo la facultad de convocar a elecciones para cargos nacionales para todas las provincias y no sólo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, como ocurre hasta ahora.

La normativa actualmente en vigencia determina que será cada gobernador provincial el que fije la fecha de elecciones para diputados y senadores nacionales en su respectivos distritos, lo que implica una gran dispersión en el cronograma electoral.

El ministro, además, manifestó la confianza oficial de que el proyecto, que será remitido en las próximas horas al Parlamento, "tendrá el beneplácito de las dos cámaras del Congreso y una rápida sanción y promulgación".

Y aclaró que la modificación propuesta por el Ejecutivo no afectará los cronogramas electorales ya establecidos, como es el caso de la provincia de Misiones, que llamó a comicios para legisladores nacionales y provinciales para enero próximo.

"En ninguno de los casos se pretende interferir en las elecciones que ya fueron convocadas, porque no es nuestro interés burlar lo que ha hecho cada provincia", explicó Fernández a la prensa.

E insistió en que, en cambio, el propósito de la administración kirchnerista es "terminar con la incertidumbre electoral".

"Hay muchos países que tienen días fijos para los comicios, con lo cuál todo el mundo tiene en claro de antemano cuándo se van a llevar a cabo las elecciones", apuntó.

Al respecto, el funcionario explicó que la iniciativa oficial también contempla que quedarán libradas a su decisión "aquellas provincias en las que en su Constitución figure una cláusula específica que reserve su derecho de realizar las elecciones al mismo tiempo que a nivel nacional".

La pretensión de Kirchner con la iniciativa apunta a ponerle fin al actual sistema que posibilita el desdoblamiento de los comicios.

La ley vigente hasta el momento sostiene que será cada gobernador el que fije la fecha de elecciones para diputados y senadores nacionales en sus respectivos distritos.

Más allá de las explicaciones oficiales, está claro que el Gobierno considera la unificación electoral como una garantía para poder conseguir la mayor cantidad de representantes en el Parlamento, un dato clave para la estabilidad política de la administración kirchnerista.

En 2005 se renovará la mitad de la Cámara de Diputados -129 legisladores nacionales- y se votarán nuevos senadores en ocho provincias. En 2003 las elecciones legislativas fueron desdobladas de los comicios nacionales, lo que derivó en un cronograma electoral de siete meses, desde el 27 de abril (junto con las presidenciales), cuando votaron los santiagueños y los riojanos, hasta el 23 de noviembre, en Entre Ríos, San Luis, Tierra del Fuego y Corrientes. (DyN y R. Central)

 

 

Notas asociadas:

La oposición neuquina a favor de la iniciativa

Lázzeri: 'Es un avasallamiento

 

 

 

Buscador

Notas asociadas:

La oposición neuquina a favor de la iniciativa

Lázzeri: 'Es un avasallamiento

 

 

Es una publicación de Editorial Rio Negro SA.Todos los derechos reservados
Copyright 2004