Contáctenos
Tarifas Publicidad
Quienes Somos
Mapa del sitio
Todos los títulos Tapa de papel Ediciones Anteriores
   SECCIONES
   Tapa
   Regionales
   Municipales
   Nacionales
   Políticas
   Economía
   Internacionales
   Deportes
   Cultura y Espectáculos
   Policiales y Judiciales
   Vida Cotidiana
   OPINIÓN
   Editorial
   Carta de Lectores
   Columnistas
   Panorama Politico
   SUPLEMENTOS
   Rural
   Informática
   El Económico
   Cultural
   Energía
   INFO
   Escríbanos
   SERVICIOS
   Guía del Ocio
   Cines
   RECEPTORIAS
   CLASIFICADOS
   NECROLOGICAS
   Contactos
   Contanos tu historia
   Tarifas Publicidad
  
 
 
 

 

Domingo 5 de setiembre de 2004
   Vida Cotidiana

Llegada del ministro con discurso masón, meses antes de la primera logia

A Chos Malal, previo a la mudanza, llegaron interventores masones (Lugones y Gallardo) y a tres meses de inaugurar la nueva capital, se echó la base triangular para la logia Obreros Luz del Neuquén N° 95. Eduardo Talero fue su Venerable Maestre y a la cofradía ingresó Eduardo Elordi siendo gobernador. Más tarde José Edelman presidió la logia La Verdad.

01___f1_p40_41
Ghigliani, primero de la izquierda y el ingeniero Gallardo, de traje claro, al partir de Constitución hacia Neuquén (1903).

El próximo fin de semana se cumplirán cien años de la espera ansiosa de vecinos y funcionarios en la estación Neuquén: el arribo del ministro Joaquín V. González. Imaginaban a la comitiva luciente en levitones, cuellos almidonados y rostros pilosos en bigote y barba. Previsto para las 19 horas del domingo 11 del año 4, el "tren ministerial" ni siquiera había llegado a esa hora a la estación Río Negro. Arribó de noche cerrada para vigilia de los habitantes de Roca. La escala y retraso sirvió para el clamoroso recibimiento seguido del peregrinaje hasta el agasajo con champaña en casa de Félix Isla.

Retornaron los viajeros hasta los lujosos vagones en medio de la noche desapacible. Partieron. El tren encaró el puente sobre el río Neuquén en la ventosa madrugada. Las notas de corresponsales y enviados especiales resultaron disímiles y hasta confusas para reconstruir el acontecimiento. El País del martes 13 dio por cumplido puntualmente el programa. Aseguró torpemente que el ministro "y demás comitiva llegó ese día a las 7 de la noche (y) encontró ya todo listo para el acto" (no fue así: tardó 8 horas más). El País también imaginó que cuando lo viajeros fueron hasta chalet, allí "se sirvió una espléndida comida, después de la cual los comensales se dirigieron hacia el sitio donde se quemaron los fuegos artificiales" (sic).

 

El discurso que aludió al triángulo

 

La Nación ignoró la hora de llegada, pero no las 21 bombas ni la caminata hasta el chalet del gobierno. De la banda militar no precisaba dónde había abordado al tren ministerial. El lunes 13 LP señaló, por telegrama del 12, que "algunas horas después de la indicada llegó esta mañana a las dos y media el tren especial que se detuvo en su paso en Roca". Coincidía con Caras y Caretas, pero agregaba que en la casa de Félix Islas se le recordó al ministro el compromiso que tiene "contraído con esa colonia el gobierno", dotarla de otro canal de riego...", lo que el ministro convalidó. El "tren continuó viaje con la comitiva llevando consigo un buen número de vecinos de Roca", como sucedió en Choele Choel, dato que LP agregó sin olvidar el disparo de las bombas en la estación Neuquén. Más precisa que LN y otros diarios, LP aclaró el lugar de partida de "la banda del 2 de infantería venida de Bahía Blanca en el mismo tren...".

El ministro llevó escrito su extenso y poético discurso, y también con alguna simbología masónica: dirá "El pueblo capital del territorio que el Neuquén y el Limay encuadran en su triángulo de inconfundibles contornos". Lo inspiró su primera y fugaz visita del 1° de abril anterior a la Confluencia frente a los ríos y el desierto. Su prosa no olvidó los hitos históricos ni lo feraz de la Conquista. Agregó una alusión a La Cautiva de Echeverría, jugosas ideas y el agradecimiento crepuscular a los donantes del basamento para erigir una ciudad pujante. Se tipearon copias para algunos diarios. El Tiempo lo transcribió íntegro en primera página del mismo lunes 12 inaugural. Así, en época sin satélites ni correo electrónico, los porteños conocieron lo dicho por Joaquín V. González al mismo tiempo que lo leía en el chalet de madera del gobierno neuquino.

El secretario territorial Eduardo Talero, abogado y poeta bogotano, de pasado juvenil rebelde (amigo de José Martí) tenía su discurso en la manga, tambié de tono literario como lo hubieran aplaudido sus poetas amigos Jorge Isaac, Rubén Darío o Amado Nervo.

 

Koon olfateó esta historia

 

Apuntar que Talero fue iniciado muy joven en la hermandad masónica, motiva a darle continuidad a las revelaciones que en estas páginas se han dado sobre la influencia de la Orden en la historia del territorio.

Fue el indagador residente neuquino -Ricardo Koon- el pionero en rastrear las sospechas de esta actividad masónica. Vertió hasta un listado de probables adherentes y otros datos en una edición de la revista "Por siempre Neuquén", y aunque no logró pruebas decisivas, puso proa en el asunto. Los hallazgos recientes de quien esto escribe, homenajean, claro, aquel intento.

Eduardo Talero, secretario y varias veces gobernador interino, periodista colega del ministro González y hasta crítico satírico de Roca, se inició en la masonería a poco de emigrar de su patria.

Según los documentos revisados en estas últimas semanas en los archivos de la Gran Logia de la Argentina, Talero era hermano de la Orden en grado 3° del rito escocés antiguo. Por su diploma se había iniciado como miembro de la logia Eureka Nro. 673 del valle (lugar, sede) de Bluefields del Oriente de Nicaragua. Con ese antecedente se iba a afiliar a la primera logia que funcionó en la nueva capital del territori pocos meses después y sería su Venerable Maestre inaugural.

 

Ghigliani y Carrasco del mismo palo

 

Previamente conviene rebobinar hasta dos años antes de la inauguración de Neuquén capital. De volver al domingo 5 de enero de 1902 a las 10 de la mañana, se da con la llegada del Dr. Gabriel Carrasco, Inspector de Territorios del ministerio del Interior, en paso a Chos Malal para indagar las denuncias formuladas contra el gobernador Lisandro Olmos, alias "El Coronel" (masón de la logia Piedad y Unión N°34).

No se encontraron antecedentes masones de Carrasco, salvo los de varios parientes (Agustín, que combatió a Catriel, Abraham, Ricardo Pedro y Sebastián) y la amistad con varios cofrades. Pero su fervor religioso quedó registrado en apuntes del párroco de Chos Malal Valentín Nalio (tomo V de la historia de Gregorio Alvarez). "El Coronel" dejó el cargo un mes después en manos del interino Alfredo Laurent, pero éste y Olmos serían enjuiciados por malversación de fondos (sobreseídos dos años después). Al ingeniero Juan I. Alsina -titular que reemplazó a Laurent- no le faltaron torpezas y su finalmente frustrado plan de mudar la capital a Las Lajas. La bochornosa fuga de la cárcel del múltiple asesino en Caleufú, Juan Bautista Lara, agravó la situación del gobernador.

El segundo interventor llegó entonces a la estación Neuquén. Fue a fines de ese mismo 1902 que el enviado Leopoldo Lugones (1874 - 1938) echó al jefe de la cárcel, puso bajo sumario a empleados y conoció al criminal Lara recapturado. El perfil del cordobés Lugones es más conocido: postura anticlerical en su juventud, ejercicio de periodismo tenaz, obra poética y educativa, y convencido masón. Ingresó el 13 de noviembre de 1899 en la logia Libertad Rivadavia N° 51, seguiría en Confraternidad Argentina N° 2 y en la Gran Logia Argentina alcanzó el grado 33°. Dedicó conferencias al Gran Comendador Alejandro Sorondo (terrateniente neuquino y tío de Patricio Piñeiro Sorondo fundador de Allen) y a Joaquín V. González. Pero su vuelco ideológico hacia un pronunciado nacionalismo en 1930, lo alejó de la Orden. El gobernador Alsina debió renunciar empujado por buena parte de los vecinos de Chos Malal (rechazaban la mudanza a Las Lajas), y por los resultados de la segunda intervención a su gobierno. La noche del viernes 3 de abril de 1903, rodeados de amigos que los despidieron en el andén de Constitución, partió hacia Neuquén el comisionado Ing. Carlos Gallardo y su secretario Alejandro Ghigliani.

 

Los de la Orden tambié en Pto. Varas

 

Ambos comisionados eran masones. Ghigliani, que suscribió sus escritos con rúbricas de tres puntos típica de los iniciados, era periodista de El Tiempo y en el arte plástico secundaba al también masón de la logia Libertad N° 48 Ernesto De la Cárcova. El ingeniero Gallardo, itinerante de Tierra del Fuego a Misiones y de todo el planeta, más tarde gobernador de Río Negro, se inició el 12 de agosto de 1887 en la logia Confraternidad Argentina N° 2.

Otros funcionarios del gobierno central que tuvieron que ver con los primeros años neuquinos, fueron masones. Uno de ellos, Ezequiel Ramos Mejía (1853 - 1935), como ministro de Agricultura y luego de Obras Públicas. Se inició el 14 de marzo de 1882 en la logia Docente.

Importante para Neuquén fue el Dr. Isidoro Ruiz Moreno (1876 - 1952) que secundó el trabajo de armar la red de caminos y servicios de automóviles para pasajeros y correspondencia del gobernador Eduardo Elordi (finalmente afiliado a la orden y primer gobernador que se inicia a la masonería en Neuquén ciudad).

Juntos, Ruiz Moreno y Elordi, además del perito Moreno y otros, se abrazarían en Puerto Varas, Chile, en 1913 con otro reconocido masón: el ex presidente norteamericano Theodore Roosevelt (El primero de ellos dejó una minuciosa e irrebatible memoria del encuentro. Todos cruzaron a Bariloche).

Otros funcionarios de los que se presumen antecedentes masones, tienen vínculos familiares o simpatía con los objetivos progresistas de los iniciados. El gobernador Carlos Bouquet Roldán no figura documentadamente como masón, pero sí de buena relación con ellos (además de ser cuñado del también cordobés José Figueroa Alcorta, en la masonería desde 1892 al regularizarse la logia Piedad y Unión N° 34) como quedará demostrado en próximas notas.

El ingeniero Carlos Sourigues, a cargo del trazado final de la nueva capital, era descendiente del ingeniero y médico francés (también masón) Carlos Tomás Sourigues (1805 - 1870) cirujano en Cepeda y Pavón donde alcanzó el grado de coronel argentino (y perdió la vida en combate contra los insurrectos de López Jordán).

 

Edelman se inició con Pitágoras

 

A manera de presentación de lo que se desarrollará con detalle en futuras páginas, conviene enunciar los más importantes hitos de la masonería organizada en la nueva capital (que tuvo sus problemas internos, paréntesis de letargo -"sueño"- y resurrección). Comienza a fines de 1904 con las reuniones de lo que será la logia "Obreros Luz del Neuquén" N° 95 y en la que ingresará su más encumbrado personaje, el gobernador Eduardo Elordi,. La logia es adormecida en julio de 1907, cuando en la misma capital ya funcionaba la logia "La Verdad", surgida del Triángulo constituido entre octubre y noviembre de 1906. El rumor sobre su existencia consta en acta de la logia "Obreros..." del 05/11/1906 que sostiene que Edelman es el mentor afiliado a la logia Pitágoras de Buenos Aires. No cabe duda del valor que tendrá rescatar las demás logias. Y aunque quien esto escribe no ha indagado documentación posterior, se puede sospechar que la segunda logia s llamó también a "sueño" ya que habría resucitado muchos años después. Lo corrobora Alcibíades Lappas al brindar los antecedentes masónicos del profesor y fugaz gobernador interino Félix San Martín: dice que en 1928 éste "fue uno de los fundadores de la logia Verdad N° 341 de Neuquén".

De todo el inédito material, el documento que encabeza el muy valioso expediente del archivo de la Gran Masonería nativa sobre la primera logia neuquina, está datado en "Estación Neuquén, 11 de diciembre de 1904". Es decir, a poco de nacer la nueva capital.

Los fundadores, de los cuales dos eran militares, resuelven "en el deseo de secundar de una manera eficaz la acción resuelta del Gran Consejo Argentino del Rito Azul en su tarea de regenerar la masonería Argentina, ha resuelto constituir un Triángulo..." (esto es, el basamento sobre el que se erige una logia y forman tres iniciados). Este Triángulo masónico se constituyó el 10 de enero de 1905 bajo la denominación ya aludida: "Obreros Luz del Neuquén N° 95". Sus fundadores fueron: 1) Antonio E. Natalis, grado 3, italiano, de 33 años, soltero y que era miembro activo de la logia Primera Argentina, quien presidió el Triángulo; 2) Justo Emegar Urquiza, grado 3, argentino, de 26 años, soltero, militar y miembro activo "y cotizante" de la logia Esperanza,; y 3) Irineo A. Bauchs, grado 3, argentino, de 24 años, soltero, militar y miembro activo de la logia Libertad.

 

Cartas de militare a Pedro Grande

 

El presidente del Triángulo, junto con Urquiza y Bauchs -que suscribieron actas y notas como secretario y tesorero respectivamente- iniciaron la corriente de correspondencia con la sede central (Cangallo 1242) al Gran Secretario General, Pedro Grande (que en su vida comercial tenía local en Florida 240 como representante de los relojes Girard-Perregaux). Pidieron el envío de útiles y muebles, además de "vestido y toga del Triángulo"

Pero surgieron complicaciones por el traslado de los militares a San Martín de los Andes y debieron rogar se intercediera para el retorno.

Desde febrero de 1904 estaba instalado en el villorrio junto a la estación Neuquén, José Edelman (padre de quien sería el primer gobernador regido por la Constitución provincial). Hasta la llegada de Eduardo Talero, al frente de la mudanza de la capital, o la del farmacéutico Ferrucio Verzegnassi, ambos con antecedentes masones en otros "valles" (o sea lugares), el pionero Edelman, a quien se le reunió su familia al mes de su arribo, era el único que guardaba un diploma masón otorgado en Buenos Aires. Por lo pronto, en un listado ("cuadro lógico", en la jerga masónica) de la logia Pitágoras N° 159 que lleva fecha 30 de mayo de 1903 y guarda el bibliorato 65 del archivo masónico argentino, figura "José Edelman, matrícula 34, grado 3°, rumano, de 28 años, casado, y domicilio en Paso 33" de Buenos Aires.

Resulta curioso comprobar que Edelman, una vez en Neuquén, no figurará en toda la trayectoria de la logia Obreros Luz del Neuquén N° 95 de la que hay abundante documentación, y en cambio es protagonista principal en el único documento por ahora hallado de la logia "La Verdad", segunda que funcionó en la capital neuquina. El acta está datada el 24 de mayo de 1907 cuando los cofrades se reunieron "en el templo donde reina la paz y la caridad" y los presidió "el Venerable Maestro José Edelman, grado 18°...". La suscriben el "Primer Vigilante" Ferrucio Verzegnassi, que provenía de la primera logia neuquina, y "Segundo Vigilante" Jorge González Larrosa, mas el "Orador" Aditardo F. Ozzán, de breve y conflictivo paso por la primera logia neuquina, y fue uno de los 8 maestros traídos en febrero de 1904 por el inspector del ministerio de Educación Raúl B. Díaz. Provenía del normal de Dolores y pronto fue director de la escuela de la nueva capital.

 

Chaneton, Pelagatti, Portela y Mango

 

El secretario, que también suscribió el acta de la logia La Verdad, era Abel Chaneton. Y aunque la página 51 del N°2 de la Revista de la Junta de Estudios Históricas del Neuquén de junio de 1973 sostiene que Chaneton se radicó en Neuquén (capital) en 1906, ya el 13 de abril de 1904 el Triángulo "Obreros..." aceptó proponer a Chaneton como profano a iniciar sus pasos "en nuestros augustos misterios" en coincidencia con el traspaso de Triángulo a Logia.

Pero días después resolvieron "dejar sin efecto la iniciación del profano Abel Chaneton por malos informes obtenidos en su vida profana". (No fue el único rechazado: en la "tenida" -por encuentro o reunión- del 18 de marzo de 1907 no se aceptó al profano argentino, casado, de 32 años, empleado, Marcelo Napal "al correr el tercer escrutinio").

Resulta evidente que otra imagen, de perfil más positivo, sirvió a Chaneton para salvar la contundentes exigencias éticas de la masonería y que pudieron propiciarle su encumbramiento municipal y el futuro liderazgo periodístico asociado al Venerable Maestro José Edelman, cuando el 7 de noviembre de 1908 comenzaron a editar el semanario "Neuquén".

Desde diciembre de 1904, en que se dieron los pasos iniciales de la primera logia neuquina, hasta el 3 de julio de 1907 en que por unanimidad de los "hermanos" de la logia "Obreros Luz del Neuquén" N°95, ésta se declaró "en sueño", varios episodios fueron de importancia para la historia local, y muchos de sus cofrades eran distinguidos pioneros de la ciudad. Su primer templo comenzó a funcionar en un local alquilado al médico de la gobernación Julio Pelagatti, quien terminaría por iniciarse en la logia y sería su Orador. Se afiliarán Emilio y Aurelio Rodríguez Iturbide (estudiante de medicina que volvió a Buenos Aires, y era remero. Se ahogó (1906) y su cuerpo flotó frente a Palermo. También se afiliaron Domingo Mazzoni, y Mateo Echegaray, el jefe del distrito postal 22 Joaquín Portela y el jefe de estación Lorenzo M. Araque. También Francisco Bueno, Miguel Mango y Eduardo Gibelli. Este último presidirá la Biblioteca Rivadavia fundada por estos masones, forzarían la salida del alcohólico juez letrado Patricio J. Pardo, apoyarían a Bouquet Roldán y ante su renuncia pedirían que lo reemplace Elordi.

Fundadores de la primera logia neuquina

• Eduardo Talero. Grado 3°, argentino, 34, soltero, abogado, domiciliado en Neuquén. Venerable Maestro de esta Augusta y Respetable logia.
• José Vallhonrrat. Grado 3°, español, 46 casado, contratista, domiciliado en este Valle, 1er. vigilante.
• Augusto Grobly. Grado 3°, argentino, de 33, comerciante, casado, domiciliado en Neuquén, 2° Vigilante de esta A. y R. Logia.
• Joaquín Gres. Grado 3°, español, 31, soltero, farmacéutico, domiciliado en Neuquén, Secretario de esta A y R. Logia.
• Andrés Imperiale. Grado 3°, Italiano, 28, soltero, farmacéutico, domiciliado en Neuquén, Tesorero de esta A. y R Logia.
• Domingo Mazzoni. Grado 3°, italiano, 47, casado, industrial, domiciliado en Neuquén, Hospitalario, de esta A. y R. Logia.
• Tomás Martínez. Grado 3°, argentino, 29, soltero, empleado, domiciliado en Plaza Huincó (por Huincul) de este Territorio, Maestro de Ceremonias de esta A. y R. Logia
• José Luis Giménez. Aprendiz, argentino,34, viudo, empleado nacional, domiciliado en Cholila, del territorio del Chubut.
• Emilio Rodríguez Iturbide. Aprendiz, chileno, 22, soltero, empleado nacional, domiciliado en Neuquén.
Valle del Neuquén, 31 de mayo de 1905.
Es bueno aclarar que Eduardo Talero no era argentino, ni soltero. Ya se señaló su pertenencia a la logia Eureka 673 del Oriente de Nicaragua. La lista era incompleta porque el farmacéutico Ferrucio Verzegnassi ya estaba afiliado a la logia el 28 de mayo de 1905 y el 31, precisamente, se lo eligió Orador. Pertenecía a la logia Italia del Rito Escocés.

(Continuará)

fnjuarez@sion.com

 

 

Buscador

Es una publicación de Editorial Rio Negro SA.Todos los derechos reservados
Copyright 2003