Contáctenos
Tarifas Publicidad
Quienes Somos
Mapa del sitio
Todos los títulos Tapa de papel Ediciones Anteriores
   SECCIONES
   Tapa
   Regionales
   Municipales
   Nacionales
   Políticas
   Economía
   Internacionales
   Deportes
   Cultura y Espectáculos
   Policiales y Judiciales
   Vida Cotidiana
   OPINIÓN
   Editorial
   Carta de Lectores
   Columnistas
   Panorama Politico
   SUPLEMENTOS
   Rural
   Informática
   El Económico
   Cultural
   Energía
   INFO
   Escríbanos
   SERVICIOS
   Guía del Ocio
   Cines
   RECEPTORIAS
   CLASIFICADOS
   NECROLOGICAS
   Contactos
   Contanos tu historia
   Tarifas Publicidad
  
 
 
 

 

Domingo 29 de agosto de 2004
   Vida Cotidiana

Afirman que la lectura de cuentos alivia el asma en los niños

12-_f2_p37_col_cort
Los libros siguen siendo herramientas fundamentales que ayudan a fortalecer la salud.

La lectura y escritura de cuentos infantiles tiene funciones terapéuticas efectivas a la hora de aliviar el asma, la hiperactividad y de promover un buen estado integral de la salud de los niños, afirmaron pediatras y psicólogos expertos en el tema.

Psicóloga y psicopedagoga, con una experiencia de más de 20 años en atención clínica de niños, Mónica Bruder es una de las más fervientes impulsoras del cuento como herramienta terapéutica dentro del consultorio.

Bruder atiende varios niños con asma -una patología que los médicos definen como multifactorial y de fuerte impronta psicosomática-, síntoma emergente de situaciones traumáticas como por ejemplo, un divorcio de los padres conflictivo o una crisis de identidad en algunos casos de adopción.

"Los cuentos terapéuticos son historias cuyo eje central son situaciones críticas que haya vivido la persona y cuya resolución siempre es feliz", explicó la psicóloga.

La teoría que propone Bruder es una variante de la "escritura terapéutica", corriente que lidera el psicólogo norteamericano James Pennebaker, director del departamento de Humanidades de la Universidad de Austin, Texas.

La propuesta de Pennebaker se centra en pacientes adultos que escriben sobre "la situación más traumática que les tocó vivir en primera persona y elaboran una catarsis".

"Mi técnica le da una vuelta a la teoría Pennebaker y propone la escritura y lectura en tercera persona, en formato de cuento y con una resolución feliz", explicó Bruder.

El final feliz de las historias que leen y escriben los pacientes de Bruder abren, simbólicamente, nuevas puertas para la resolución de sus conflictos reales. La técnica incorpora, además de la catarsis, la elaboración de las situaciones traumáticas que disparan, por ejemplo, los ataques de asma. Los pediatras Roberto Mateos y Osbaldo Blanco advirtieron que los libros "no son comprimidos para tomar cada ocho horas ni medicinas mágicas".

No obstante, afirmaron, son herramientas fundamentales que ayudan a fortalecer la salud y en algunos casos favorecen la recuperación de ciertas patologías como el asma.

 

 

Buscador

Es una publicación de Editorial Rio Negro SA.Todos los derechos reservados
Copyright 2003