Contáctenos
Información
Quienes Somos
Mapa del sitio
Todos los títulos Tapa de papel Ediciones Anteriores
   SECCIONES
   Tapa
   Regionales
   Municipales
   Nacionales
   Políticas
   Economía
   Internacionales
   Deportes
   Cultura y Espectáculos
   Policiales y Judiciales
   Vida Cotidiana
   OPINIÓN
   Editorial
   Carta de Lectores
   Columnistas
   Panorama Politico
   SUPLEMENTOS
   Rural
   Informática
   El Económico
   Energía
   INFO
   Turismo
   Sobre la Patagonia
   Escríbanos
   SERVICIOS
   Guía del Ocio
   Cines
   RECEPTORIAS
   CLASIFICADOS
   NECROLOGICAS
   Contactos
   Contanos tu historia
  
 
 
 

 

Domingo 14 de marzo de 2004
   Vida Cotidiana

Los chicos y los adolescentes neuquinos elaboran un idioma propio y regional

Sus códigos resultan, muchas veces, incomprensibles para el adulto. Utilizan términos comunes a los que se usan en otras provincias. Suprimen letras, cambian sonidos e inventan significados distintos.

63_-f1_p34_nueva_rerer
Cuando están en grupo los chicos utilizan un habla tribal que resulta incomprensible para extraños, fundamentalmente si son adultos.

NEUQUEN (AN).- Cuando hablan entre ellos o si están en situaciones límite, los adolescentes y chicos neuquinos dejan aflorar su más genuino idioma: nunca pronunciarán la letra "s" de institución, constitución o construcción; dirán siempre "segundario" en lugar de secundario e imprimirán a su habla una velocidad casi chillona que eliminará -también- la "s" de las terminaciones, sean plurales o no.

Han construido su propio argot con palabras que provienen del tradicional lunfardo rioplatense, acumulan términos propios de la provincia o de las provincias de donde son originarios sus padres y, en último pero no menor lugar, figuran los vocablos y expresiones provenientes de Chile y de los mapuches, o de ambos en forma simultánea y que, a veces y sólo a veces, asimilan el habla a la "tonada mendocina". En todos los casos, sus códigos suponen dificultades de comprensión para los adultos.

Comparten con su generación un dialecto que se extiende por todo el país. Las palabras más comunes son "cool" -algo muy de onda-; "birra" para la cerveza -del inglés "beer"-; el alboroto devenido en "bardo" -y nada que ver con los poetas de la antigüedad-; los "limados" que están arruinados por sus adicciones, porque "la droga los limó"; los okupas; los caretas y los que dicen que "hay bocha" de algo

También son comunes las palabras que inventaron los chicos y ya fueron aceptadas por el mundo adulto -con su carga discriminatoria y/o vejatoria- en referencia con el mundo de la sexualidad: así por ejemplo "bala" o "balín" para designar al varón homosexual; "trava", "travieso" o "travesaño" como encubrimiento de travesti; "comerse la masita" para designar a un homosexual; "tirar los galgos" cuando se trata de seducir a otra persona.

Por último, se usa "patova" como apócope del patovica, para designar -despectivamente y acaso como venganza por el maltrato que se recibe de él- al custodio de boliche.

Se trata de un dialecto tribal cuyo uso constante no tiene importancia cuando el hablante "es capaz de modificar su manera de hablar de acuerdo con la situación", afirma la lingüista Angela Di Tullio.

Es decir, que puede utilizarlo con sus pares pero cambiarlo y usar el código común, aceptado por la sociedad cuando se trata de relaciones más formales o de rango institucional.

Sin embargo, denota una absoluta pobreza de recursos cuando el "bolú" o "boludo", el "viejita, plata para la birra" o el "fiera" y otros términos más son el único universo verbal que los chicos dominan casi a la perfección. La rapidez en el hablar y el hermetismo están vinculados con la necesidad de diferenciarse y de mantener a la tribu aislada del resto de la sociedad.

Otra vez Di Tullio: si el lenguaje sólo se expresa a través "de un léxico restringido y malsonante, de estructuras gramaticales elementales, entonces el problema es muy serio". Respecto de la ausencia de la "s" final, Di Tullio recordó que el castellano hablado en Rosario prácticamente la suprimió y acaso sea por el influjo de la inmigración italiana. En el Valle, además de registrarse un alto porcentaje de familias de ese origen, también está la presión de otras corrientes.

Se refirió a la influencia chilena por la cual muchos no pronuncian "los ojos" sino "lojojoj". No se trata de una expresión que se dé en otra zona geográfica del país y la más aproximada que es, por ejemplo, "bojque" en lugar de "bosque", se da en la provincia de Buenos Aires.

En un ensayo sobre "Influencias de las lenguas indígenas en el español de Chile", Miguel Correa Mujica expresa que es mapuche el origen de la operación fonética que transforma el sonido "tr" en "chr".

Ese sonido puede escucharse en los barrios neuquinos y en la zona rural de la provincia, cuando los hablantes dicen "chres" en lugar de "tres"; "cuachro" por "cuatro" o "chradición" en vez de "tradición".

El ensayista chileno cita también al alemán Rodolfo Lenz, citado por Esteban Erize en su diccionario mapuche-castellano, que relevó "alrededor de diez rasgos fonéticos del mapuche" en el castellano hablado en ese país.

Menciona la palatización -aspiración- de la "j" que transforma en ese sonido las "s" finales cuando no las anula al unir dos palabras -como en "lojombre" por "los hombres"; la diferenciación entre "ll" e "y", el mencionado sonido "chr", que resulta una novedad para el castellano hablado en otras provincias argentinas. Lenz también recopiló la aspiración de la "s" al finalizar las sílabas, y en este punto existe una discusión en la que terció el filólogo Amado Alonso en varios artículos de sus "Estudios lingüísticos".

Gerardo Burton

gburton@rionegro.com.ar

Nota asociada:

La batalla lingüística de Borges hace casi un siglo

El machismo hilarante

Infograma (Hacer click aca)

 

 

Buscador

Nota asociada:

La batalla lingüística de Borges hace casi un siglo

El machismo hilarante

Infograma (Hacer click aca)

 

Es una publicación de Editorial Rio Negro SA.Todos los derechos reservados
Copyright 2003