Contáctenos
Información
Quienes Somos
Mapa del sitio
Todos los títulos Tapa de papel Ediciones Anteriores
   SECCIONES
   Tapa
   Regionales
   Municipales
   Nacionales
   Políticas
   Economía
   Internacionales
   Deportes
   Cultura y Espectáculos
   Policiales y Judiciales
   Vida Cotidiana
   OPINIÓN
   Editorial
   Carta de Lectores
   Columnistas
   Panorama Politico
   SUPLEMENTOS
   Rural
   Informática
   El Económico
   Energía
   INFO
   Turismo
   Sobre la Patagonia
   Escríbanos
   SERVICIOS
   Guía del Ocio
   Cines
   RECEPTORIAS
   CLASIFICADOS
   NECROLOGICAS
   Contactos
   Contanos tu historia
  
 
 
 

 

Domingo 14 de marzo de 2004
   Vida Cotidiana

Una norma poco cumplida

"Actualmente para modificar o tirar abajo las casas viejas hay varias excusas como problemas de humedad, que las edificaciones están asentadas en barro o la falta de encadenados, pero son sólo excusas", asegura desde su saber profesional, y reclama que "el Municipio debería exigirle a aquellos que tienen dinero suficiente, que al menos mantengan la fachada, que es lo que forma y hace al contexto del casco y de la ciudad".

Reconoce Córdoba que "en el fondo es un problema de concientización; la gente es la que tiene que empezar a cuidar el patrimonio. El municipio debería ejercer el poder de policía, ya que a través de una ordenanza tiene la facultad de parar una obra, modificar o demoler lo que se hizo mal y además cobrar una multa".

La norma municipal establece que toda modificación en una casa antigua del casco histórico debe ser evaluada por el municipio, y sobre las construcciones nuevas ordena que deben respetar las proporciones antiguas y construirse sobre la línea municipal, entre otros puntos. "Hay quienes lo han entendido, pero hay otros a quienes no les importa nada. Esto es por falta de conciencia, de memoria, de no reconocer el lugar y no reconocerse en él", expone el arquitecto.

 

 

Buscador

Es una publicación de Editorial Rio Negro SA.Todos los derechos reservados
Copyright 2003