Contáctenos
Información
Quienes Somos
Mapa del sitio
Todos los títulos Tapa de papel Ediciones Anteriores
   SECCIONES
   Tapa
   Regionales
   Municipales
   Nacionales
   Políticas
   Economía
   Internacionales
   Deportes
   Cultura y Espectáculos
   Policiales y Judiciales
   Vida Cotidiana
   OPINIÓN
   Editorial
   Carta de Lectores
   Columnistas
   Panorama Politico
   SUPLEMENTOS
   Rural
   Informática
   El Económico
   Energía
   INFO
   Turismo
   Sobre la Patagonia
   Escríbanos
   SERVICIOS
   Guía del Ocio
   Cines
   RECEPTORIAS
   CLASIFICADOS
   NECROLOGICAS
   Contactos
   Contanos tu historia
  
 
 
 

 

Domingo 14 de marzo de 2004
   Vida Cotidiana

Relajarse un poco... ¿no estaría bien?

La pelea que muchos y muchas de cuarenta y pico en adelante plantean contra la ley de la gravedad y el paso del tiempo es admirable por el increíble esfuerzo que ello conlleva. No basta con verlos en los gimnasios, concentrados, preocupados y traspirados, sino también en las salas de espera de los cirujanos plásticos para constatar de inmediato que el fenómeno "antiaging" pega fuerte en esta región, sobre todo en aquellos que tienen las cuestiones básicas satisfechas. Tienen margen suficiente para dar una lucha obsesiva a favor de los cánones estéticos que difícilmente puedan mantenerse, en el caso de la belleza y la juventud, con el paso del tiempo.

"La prestación médica o quirúrgica por complacencia con el/la paciente es más que cuestionable. La búsqueda patológica de una belleza que no corresponde a la edad de la persona da lugar, en las cirugías faciales, a rostros inexpresivos, estereotipados, ausentes de algunas de las características que hacen al rostro humano bello, independientemente de la edad. Intentar que el viejo/a se convierta en una copia, a veces ridícula, del joven es un absurdo", sostiene Santiago Dexeus, investigador del Institut Universitari Dexeus, de España, que sigue de cerca esta obsesión. En la actualidad, razona, ya no se pretende la corrección de un defecto sino de detener el paso del tiempo, con la eterna duda de si científicamente es posible detener el envejecimiento.

En esta búsqueda se destacan "las terapias antiaging", que se inscriben en la medicina preventiva de indiscutible valor. Evitar el tabaco, alimentarse debidamente o mantener aquella actividad deportiva que sea acorde con la edad, todos consejos sumamente útiles que cumplen una tarea informativa y profiláctica necesaria.

No puede asegurarse, en estricto sentido biológico, que con ello se vaya a retrasar el envejecimiento, pero indirectamente sí lo hará, al mejorar las condiciones de vida y el aspecto general del individuo. De seguirlas a estas recomendaciones, dice Dexeus, estaremos afortunadamente más cerca de una "terapéutica del bienestar" que de "la onda antienvejecimiento". En esta terapéutica, aclara, no hay hormonas milagrosas ni pócimas mágicas ni cortes prometedores sino amor y solidaridad humana, "dos factores que todos necesitamos para alcanzar un digno envejecimiento". Así, el afecto hará lucir todas las huellas de cansancio que tengamos encima.

Horacio Lara

hlara@rionegro.com.ar

Nota asociada:

Cada vez más hombres recurren a la cirugía facial

 

Buscador

Nota asociada:

Cada vez más hombres recurren a la cirugía facial

Es una publicación de Editorial Rio Negro SA.Todos los derechos reservados
Copyright 2003