Contáctenos
Información
Quienes Somos
Mapa del sitio
Todos los títulos Tapa de papel Ediciones Anteriores
   SECCIONES
   Tapa
   Regionales
   Municipales
   Nacionales
   Políticas
   Economía
   Internacionales
   Deportes
   Cultura y Espectáculos
   Policiales y Judiciales
   Vida Cotidiana
   OPINIÓN
   Editorial
   Carta de Lectores
   Columnistas
   Panorama Politico
   SUPLEMENTOS
   Rural
   Informática
   El Económico
   Energía
   INFO
   Turismo
   Sobre la Patagonia
   Escríbanos
   SERVICIOS
   Guía del Ocio
   Cines
   RECEPTORIAS
   CLASIFICADOS
   NECROLOGICAS
   Contactos
   Contanos tu historia
  
 
 
 

 

Domingo 14 de marzo de 2004
   Vida Cotidiana

Cada vez más hombres recurren a la cirugía facial

Sorprende la demanda que hay en Neuquén. Quieren borrar la expresión de cansancio, dicen.

21-_f1_p37
"Refrescar la cara", ésa es la consigna de decenas de hombres y mujeres que buscan un "touch" quirúrgico para sus rostros.

NEUQUEN (AN).- "Hombre de clase media-alta, de entre 50 y 60 años, gerente de empresa o profesional".

La cirujana Verónica Wertmüller está sorprendida porque sus pacientes masculinos doblaron en los últimos meses a las damas.

"Los hombres le están dando mucha importancia a la estética, consultan mucho por la frente y por los ojos, es llamativo porque muchos de ellos son calvos pero eso no les preocupa", explica la profesional que opera en Buenos Aires y en la región.

"Creo que se rompieron los tabúes y se terminó con los pudores, antes sólo nos consultaban las mujeres y eran las únicas que se animaban a la operación", advierte la especialista en cirugía plástica quien elogia la actitud de los hombres que llegan a consultarla.

Dice que la comunicación con pacientes masculinos "es más directa, más sencilla, el hombre entiende más rápido y es más práctico: hace la consulta para operarse, va y se opera. No anda con vueltas", afirmó Wertmüller en diálogo con este diario.

La profesional, una de las referentes argentinas del método de cirugía endoscópica, cuenta que sus nuevos pacientes tiene entre 40 y 60 años y agrega que "muchos de ellos están muy bien físicamente pero les molesta su cara, o la expresión de su cara. Entonces piden operarse las bolsas de los ojos, las patas de gallo y la frente, es decir el tercio superior".

Wertmüller explica que sus pacientes "quieren borrar cualquier expresión de cansancio" y que se trata de hombres que "por tener actividad física permanente se sienten bien y apelan a la cirugía para verse bien".

Y enseguida apunta un detalle: "tengo muchos pacientes que son calvos pero no se hacen problemas por la pelada, sí por la frente y las patas de gallo".

El método endoscópico de cirugía, básicamente, requiere de cortes mínimos "de un centímetro, con una recuperación que no llega a las dos semanas; además el edema es muy parejo y no hay inflamación en toda la cara", destaca Wertmüller.

"Se trata de una cirugía mínimamente invasiva de rejuvenecimiento facial, las cicatrices son mínimas", agregó.

La operación, en caso de que realizarse en toda la cara, requiere de 24 horas de internación pero, de ser parcial, demanda entre cuatro y seis horas.

El método fue diseñado por el cirujano Oscar Ramírez. Consiste en la introducción de un tubo con un visor, la cámara va a un monitor y el cirujano opera sin mirar al paciente sino a la pantalla, que tiene amplifica 16 veces la imagen.

"No observo al paciente, en una mano tengo el instrumental y con la otra guío el tubo con el visor. Las arterias se ven enormes y es casi imposible llevarse algo por delante", aseguró la cirujana.

Recalca que con esta operación se mantiene "la naturalidad de la piel, no hay un estiramiento excesivo. La gente, tanto los hombres como las mujeres, consultan temprano y así consiguen que haya naturalidad", señaló.

En junio, en la facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, la cirujana dictará un curso para difundir el método mientras que habrá otro paralelo que sus colaboradores transmitirán a instrumentistas.

Nota asociada:

Relajarse un poco... ¿no estaría bien?

 

Buscador

Nota asociada:

Relajarse un poco... ¿no estaría bien?

Es una publicación de Editorial Rio Negro SA.Todos los derechos reservados
Copyright 2003