Contáctenos
Información
Quienes Somos
Mapa del sitio
Todos los títulos Tapa de papel Ediciones Anteriores
   SECCIONES
   Tapa
   Regionales
   Municipales
   Nacionales
   Políticas
   Economía
   Internacionales
   Deportes
   Cultura y Espectáculos
   Policiales y Judiciales
   Vida Cotidiana
   OPINIÓN
   Editorial
   Carta de Lectores
   Columnistas
   Panorama Politico
   SUPLEMENTOS
   Rural
   Informática
   El Económico
   Energía
   INFO
   Turismo
   Sobre la Patagonia
   Escríbanos
   SERVICIOS
   Guía del Ocio
   Cines
   RECEPTORIAS
   CLASIFICADOS
   NECROLOGICAS
   Contactos
   Contanos tu historia
  
 
 
 

 

Domingo 14 de marzo de 2004
   Nacionales

No hay buena fe, dicen tenedores argentinos de bonos

La organización que los nuclea sostienen que hay 500.000 bonistas afiliados a las AFJP. No aceptarán ninguna quita. El gobierno, en cambio, cree que le va a ir bien en la negociación.

El presidente de la Asociación de Damnificados por la Pesificación y el Default, Horacio Vázquez, sostuvo ayer que "el Gobierno no tiene ninguna voluntad de buena fe de negociar", y afirmó que la entidad que lidera no aceptará ninguna quita en la reestructuración de la deuda pública.

En tanto, el gobierno -que no ha cedido en su idea de quita- sigue sosteniendo que está seguro que logrará un acuerdo con los bonistas.

"En la Argentina hay 500.000 bonistas particulares y todos los afiliados de las AFJP", precisó Vázquez, quien subrayó que "el 50 por ciento de (los acreedores) de la deuda pública está en Argentina. La mayoría de los tenedores de bonos del mundo están acá".

Asimismo, señaló que los bonistas argentinos hicieron una propuesta el 22 de enero último que entregaron al secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, en la cual planteaban "la emisión de bonos perpetuos", semejantes a los que se generaron en Inglaterra después de la Segunda Guerra Mundial y que pagan siempre intereses pero nunca capital.

"No hemos tenido ninguna respuesta", puntualizó Vázquez a radio El Mundo, al tiempo que aseguró que "el Gobierno no tiene ninguna voluntad de buena fe de negociar", y afirmó: "Nosotros vamos por capital más intereses. Lo que podemos llegar a conversar un poco es el tema de tiempos".

 El gobierno confía

 El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, confió ayer en que se logrará un entendimiento con los acreedores privados de la Argentina y pidió "no apresurarse" hasta que el Gobierno brinde precisiones sobre la oferta, que incluye una quita del 75 por ciento. "Hay que confiar en que vamos a poder explicar bien de qué se trata lo que proponemos", enfatizó Fernández, consultado sobr la próxima negociación con los bonistas que se deberá encarar.

El funcionario destacó, en declaraciones radiales formuladas desde Mendoza: "No hay que apresurarse, cuando empiece la reunión con los comités de bonistas vamos a poder sacar conclusiones más precisas, porque hasta aquí ha habido conversaciones objetivamente preliminares".

Al ser consultado sobre la posición contraria a la quita anunciada por la mayoría de los grupos de bonistas, Fernández se pronunció a favor de "ver exactamente cómo se materializa la oferta".

"La gente todavía no conoce qué propuesta de bonos va a hacer la Argentina en concreto y cómo va a funcionar el cupón de crecimiento", dijo. Fernández precisó que "con el cupón de crecimiento los efectos del 75 por ciento de quita nominal un poco se minimizan", aunque ratificó que no varía la posición de la Argentina expresada en Dubai.

El próximo paso en las tratativas por la deuda se relaciona con el compromiso del gobierno ante el FMI para sacar lo más rápido posible el decreto que designa a los bancos que actuarán en la reestructuración de deuda. Esas entidades internacionales son Merril Lynch, Barclays y la Unión de Bancos Suizos. (DyN)

 

 

Buscador

Es una publicación de Editorial Rio Negro SA.Todos los derechos reservados
Copyright 2003