Contáctenos
Información
Quienes Somos
Mapa del sitio
Todos los títulos Tapa de papel Ediciones Anteriores
   SECCIONES
   Tapa
   Regionales
   Municipales
   Nacionales
   Políticas
   Economía
   Internacionales
   Deportes
   Cultura y Espectáculos
   Policiales y Judiciales
   Vida Cotidiana
   OPINIÓN
   Editorial
   Carta de Lectores
   Columnistas
   Panorama Politico
   SUPLEMENTOS
   Rural
   Informática
   El Económico
   Energía
   INFO
   Turismo
   Sobre la Patagonia
   Escríbanos
   SERVICIOS
   Guía del Ocio
   Cines
   RECEPTORIAS
   CLASIFICADOS
   NECROLOGICAS
   Contactos
   Contanos tu historia
  
 
 
 

 

Martes 20 de enero de 2004
   Opinion

La región Comahue. Simposio

Por Héctor Pérez Morando

Especial para "Río Negro"

Los senadores norpatagónicos que integraban la "Comisión Especial" del Senado -incluido el allense Julio A. Malleville por Río Negro- ajustaban contactos con los empresarios consultores que elaboraban el "estudio preliminar" que se les encomendara. Mucho se centraba en el estudio, proyecto y construcción de las represas en El Chocón-Cerros Colorados. "La comisión ha mantenido viva la preocupación por la realización de las obras de El Chocón, que es un objetivo nacional, creando, mediante su acción, la oportunidad de que la iniciativa se lleve adelante", manifestaría el senador José María Guido en la sesión del 23 de agosto de 1961, informando de las reuniones concretadas y muy especialmente -con el senador Rodolfo A. Weidmann (Santa Fe)- del simposio realizado en Cipolletti y Neuquén a fines de julio de aquel año, reunión pública que por tal motivo sumó a su importancia la participación de miembros de la "Comisión Especial", técnicos, funcionarios, representantes de entidades civiles del Río Negro y Neuquén y de las empresas Italconsult-Sofrelet que permitió la participación de público para enterarse de los proyectos y obtener en forma directa de sus principales actores qué era lo pretendido para la región de las manzanas, peras y petróleo como desarrollo integral y en la cual los recursos hídricos de sus tres grandes y principales ríos pasarían al primer plano. Con el mismo fin el Congreso de Buenos Aires sería complemento. Reclamo y voz de la región del Comahue en el puerto porteño, cerca de la rosada de Frondizi.

Consideramos oportuno recordar sintéticamente algunos aspectos de aquella reunión valletana. El "Río Negro" editorialmente en la edición del 12/7/61 consideró "loable la iniciativa de dar publicidad a estos temas que son de tanto interés para la opinión pública de ambas provincias (Río Negro-Neuquén), ya que su realización y puesta en marcha transfigurarían social y económicamente a estos valles fértiles". Mientras el Club Cipolletti aprontaba sus ambientes para recibir a los participantes, el roquense abogado doctor José Enrique Gadano iba sumando adhesiones para su candidatura de gobernador -también activo participante del proyecto-, el comité asesor local y la comisión organizadora en permanente contacto con los miembros de la "Comisión Especial" y fuerzas vivas apuntaban al éxito del simposio que pasaría a constituirse en una de las más importantes reuniones de la época.

Domar las aguas de la cuenca del Negro y sus dos grandes afluentes era el extendido propósito del ingeniero César Cipolletti en 1899, pero con actualización que nuevos tiempos y formas de vida moldeaban para variadas necesidades y la incorporación de otras facetas de desarrollo para la región. El ing. José J. Buthet presidía el comité asesor local y eran vocales el ing. Horacio C. E. Giberti por INTA, ing. Juan B. Frigerio de la Comisión Técnica Interprovincial del Río Colorado, ing. Jorge J. C. Riva de Agua y Energía Eléctrica y Dr. Julián F. Freaza del CFI. En cuanto a la comisión organizadora, la presidía el conocido vecino cipoleño Aniceto Carod, presidente de la Cámara de la Producción, Industria y Comercio y como vice Victoriano Barreneche que tenía el timón de la Cámara de Productores Agrícolas. También estuvieron en la organizadora Antonio Manzano (h), José Rossi, José Luis Pino (secretario municipal), Marcial Gallardo (viñateros), Gerónimo Arias, Rafael Vargas, Angel Montero, José Castiñeiras, Anacleto Badillo (Rotary). Hubo buena cantidad de adhesiones de entidades representativas de la producción, industria, trabajo y profesionales. Ya sabe el lector que sigue estas notas, de nuestra manía de recordar nombres que no se encuentran en textos históricos, algunos académicos, pero que son útiles y que consideramos parte de nuestra historia patagónica.

Tras una postergación de pocos días por razones climáticas, del 26 al 30 de julio de 1961 la región del Comahue cobijó a personas que buscaban -¿y soñaban?- su pleno y sustentable desarrollo. El gobernador Edgardo S. N. Castello (Río Negro) y el vice neuquino Alfredo Asmar en ejercicio del PE, senadores de la "Comisión Especial" que presidía Guido, diputados nacionales, provinciales y ministros. La gama ingenieril contó, además, con Carlos Robertson Lavalle, Vicente O. Muse, Enrique Nottage, Eduardo Bichara, R. Portalis, Rodríguez, Peltz. Otros profesionales participantes fueron Elena Chiozza, Ubaldo J. Zuccolillo, Giovani Bussi, Julio Rajneri, Alberto Rionegro, José Enrique Gadano, López Alanis, Beveraggi Allende, más el diputado nacional Pablo Fermín Oreja y los encargados de negocios de Francia e Italia. Por supuesto, Italconsult y Sofrelec por medio de sus técnicos.

El temario expuesto y debatido casi no dejó fisuras de tratamiento: "Planificación y programación del desarrollo de la zona del Comahue. Ilustración de los trabajos de la comisión especial y de los consultores. Recursos hídricos, análisis de aprovechamiento múltiple de los ríos. Recursos suelo (agricultura, ganadería y bosques). Industria y minería. Infraestructura, transportes y aspectos sociales. Objetivos y medios del desarrollo de la región del Comahue".

Agasajos, recorridas por la zona y clausura en la Legislatura del Neuquén. Tomamos de crónica periodística la palabra del vice gobernador Asmar diciendo de "la importancia extraordinaria que había adquirido el simposio" y reafirmó la viabilidad de "la batalla del Comahue". En la cena realizada en el Club Social de General Roca, las de José Enrique Gadano: "La necesidad de una intensa explotación hidroeléctrica, de los recursos naturales de la región, con destino a sus zonas de producción para establecer una gran industria" y para que la "promoción tenga también sentido social".

Pasaron pocos años y el "estudio preliminar" de Italconsult-Sofrelec de 1961 se convirtió en varios tomos de eruditos consejos que posibilitó a la región del Comahue mostrar años después la "obra del siglo".

 

 

Buscador

Es una publicación de Editorial Rio Negro SA.Todos los derechos reservados
Copyright 2003