Contáctenos
Información
Quienes Somos
Mapa del sitio
Todos los títulos Tapa de papel Ediciones Anteriores
   SECCIONES
   Tapa
   Regionales
   Municipales
   Nacionales
   Políticas
   Economía
   Internacionales
   Deportes
   Cultura y Espectáculos
   Policiales y Judiciales
   Vida Cotidiana
   OPINIÓN
   Editorial
   Carta de Lectores
   Columnistas
   Panorama Politico
   SUPLEMENTOS
   Rural
   Informática
   El Económico
   Energía
   INFO
   Turismo
   Sobre la Patagonia
   Escríbanos
   SERVICIOS
   Guía del Ocio
   Cines
   RECEPTORIAS
   CLASIFICADOS
   NECROLOGICAS
   Contactos
   Contanos tu historia
  
 
 
 

 

Jueves 4 de diciembre de 2003
   Nacionales

CAUSA AMIA

Separan a Galeano de la investigación por "parcial"

Es por el pago a Telleldín para que acusara a los policías. Canicoba Corral es el nuevo magistrado del proceso.
76-_f1_p2_col_cort
Galeano recibió con calma la noticia de que lo apartaban de la causa AMIA.

A casi 9 años y medio del ataque a la AMIA, el juez federal Juan José Galeano fue removido ayer de la investigación del atentado más grave ocurrido en la Argentina ante "el temor" de que haya "parcialidad" del magistrado, luego de la confirmación de que ordenó que la SIDE le pagara al principal detenido, Carlos Telleldín, para que declarase en la causa, donde acusó a policías bonaerenses.

La medida fue dispuesta por la Cámara Federal porteña y la causa pasó ahora a manos del juez Rodolfo Canicoba Corral, quien deberá estudiar el complejo expediente de más de cien mil fojas y 200 legajos anexos, en los que se detallan las numerosas pistas que se siguieron para tratar de dar con los terroristas que el 18 de julio de 1994 volaron la sede de Pasteur 633 y mataron a 85 personas.

La resolución de la Cámara, que marca un antes y un después en la historia del caso, respondió a un pedido de recusación que hizo la agrupación "Memoria Activa", la entidad más crítica que agrupa a los familiares de las víctimas. Pero el apartamiento de Galeano contó, en distinto grado, con el apoyo de todas las partes del proceso a condición de que la causa avance hacia los responsables del ataque.

Los camaristas sostuvieron que se conformó "un cuadro suficiente como para tener configurado, a la fecha, el temor de parcialidad del juez instructor". Así, dijeron "se impone, entonces, decidir el apartamiento del doctor Juan José Galeano, pues puede temerse de modo razonable la afectación de la imparcialidad del magistrado".

En el juzgado de Galeano, mientras tanto, la noticia se esperaba. Y, apenas una hora después de que el fallo se hiciera público el juez y los funcionarios y empleados del tribunal se retiraron en silencio, queriendo hacer ver que la resolución sólo les había sacado de encima un gran dolor de cabeza.

El apartamiento de Galeano del caso llegó justo un día antes de que en el juicio oral y público que se sustancia contra la llamada "conexión local" de la masacre declare, en la última jornada de testimonios antes de entrar en la fase final, la primera dama y senadora Cristina Fernández de Kirchner, quien desde su lugar en la Comisión Bicameral de seguimiento de la investigación había sido muy crítica al evaluar la gestión del juez.

Precisamente, el Gobierno de Néstor Kirchner se comprometió a hacer todo lo posible para esclarecer el atentado y levantó el secreto de Estado que regía sobre los espías de la SIDE que trabajaron en la investigación y cuyo papel en el juicio fue seriamente cuestionado. Fue así como los espías, encabezados por el ex "Señor Cinco" Hugo Anzorreguy, desfilaron en el juicio para deci que, por orden de Galeano, le habían entregado al reducidor de autos Telleldín 400 mil dólares, en dos pagos, para que "El Enano" oficializara una declaración contra policías bonaerenses. Así, acusó al grupo de efectivos encabezados por el ex comisario Juan José Ribelli de haberse llevado la camioneta que usaron los terroristas en el marco de las extorsiones que sufría para que lo dejaran operar con sus oscuros negocios.

Hasta ahora, Galeano siempre había negado tener conocimiento del supuesto pago, tanto ante la Justicia como ante la Comisión Bicameral del Congreso. Por eso, los dichos de los espías fueron la estocada final para un Galeano que venía al filo del abismo desde que el ex secretario de su juzgado, Claudio Lifschitz, ventilara las presuntas irregularidades que se cometieron en la investigación y que, sin embargo, habían sido parcialmente toleradas en 1997 cuando apareció el video robado de su despacho donde se veía al magistrado hablando amistosamente con Telleldín antes de esa declaración clave.

Hasta ahora, la Sala I de la Cámara Federal había rechazado las pretensiones de los policías detenidos para recusar a Galeano, pero ayer, sobre la base al planteo que formuló el abogado Pablo Jacoby, una sala especial compuesta por los jueces Horacio Vigliani (de la I) y Horacio Cattani y Martín Irurzun (de la II) entendió que correspondía apartar al juez del caso porque -dijeron- "la situación ha sufrido modificaciones a partir del avance del juicio oral".

Fue así como la escueta resolución de la Cámara pasó revista a los argumentos de Jacoby y recordó los testimonios de varios testigos clave en el caso, como Anzorreguy y el miembro de la SIDE Alejandro Brousson, el diputado Juan Pablo Cafiero, que dijo que Galeano negó el supuesto pago, y el ex secretario Lifschitz. (Télam/DyN)

Quedan cabos sueltos y se teme por el futuro del caso

El juez federal Rodolfo Canicoba Corral aseguró ayer que su trabajo apuntará a "encarrilar" la investigación del atentado a la AMIA, aunque anticipó que le tomará "muchísimo tiempo" la "sola lectura" de la causa, que acumula 110 mil fojas y decenas de legajos. "Como primer paso debo dedicarme a leer el expediente, que es realmente muy importante", explicó el juez a la prensa al retirarse de los Tribunales Federales de Retiro.

Sobre el atentado todavía queda mucho por investigar, aunque todos los pronósticos sean pesimistas por el paso de casi 10 años: todavía no se sabe dónde se armó la camioneta que se usó como cochebomba, qué pasó los ocho días previos a la voladura, dónde se compraron los explosivos, entre otros aspectos.

Canicoba Corral fue designado por sorteo al frente de la causa luego que la Cámara Federal resolvió apartar al juez federal Juan José Galeano, quien dirigió la investigación desde el mismo día del ataque terrorista.

Los dichos del nuevo juez fueron recibidos con cautela hasta por el abogado Pablo Jacoby, de "Memoria Activa", quien impulsó la recusación de Galeano. "Salimos de 'pesadilla I'. Esperemos no entrar en 'pesadilla II'", graficó.

Tras aceptar encargarse del caso y evitar definir si delegará la pesquisa en los fiscales de AMIA, como se impulsa desde algunos sectores, Canicoba Corral aclaró que su labor será "encarrilar" la causa. "Es una investigación muy compleja; si no ya hubiera estado esclarecida", declaró Canicoba Corral, quien calculó que la mera lectura del expediente "llevará muchísimo tiempo". Además, el juez es responsable ahora de la megacausa por violaciones a los derechos humanos en el Primer Cuerpo del Ejército en la última dictadura militar, aunque dejará la pesquisa cuando se nombre titular en el juzgado federal 3, donde está radicada la causa.

Canicoba Corral fue quien también hace menos de tres meses dictó la prisión preventiva de la ex polifuncionaria menemista María Julia Alsogaray, en una causa por supuesto "peculado". (Télam)

 

 

Buscador

Es una publicación de Editorial Rio Negro SA.Todos los derechos reservados
Copyright 2003