Martes 4 de enero de 2000




Notas anteriores:

Amplia actividad tuvo Gendarmería en Bariloche 03-01-00

 

Se agrava el incendio de Cuesta del Ternero

 

El fuego se declaró en un lugar casi inaccesible y ya consumió 300 hectáreas. Más de 60 personas trabajan para contenerlo y el pronóstico es sombrío.

 

EL BOLSON- Con más de 300 hectáreas afectadas por las llamas y condiciones meteorológicas desfavorables para el trabajo de las brigadas, el incendio forestal que afecta a la zona de Cuesta del Ternero, avanzaba ayer haciendo estériles los esfuerzos de los combatientes. En el lugar, unas 60 personas pertenecientes al SPLIF, BIF y Plan Nacional de Manejo del Fuego intentaban detener el avance del fuego aunque "la situación es extrema" según lo reconoció el jefe operativo local del SPLIF.
Las aeronaves del plan no podían desplegar su actividad por las condiciones meteorológicas extremas y solo un helicóptero BELL UH1H con helibalde de 1000 litros de capacidad realizaba sobrevuelos enfriando la zona afectada, para que las brigadas de tierra pudieran desarrollar sus tareas.
El incendio, que ya afectó mas de 300 hectáreas se encuentra ubicado a 30 kilómetros al noreste de El Bolsón, en el paraje Cuesta del Ternero, sobre el faldeo del Cordón Serrucho. La vegetación afectada es principalmente monte achaparrado, arbustos bajos y lengales.
Las condiciones meteorológicas extremas (altas temperaturas, fuertes vientos) impedían ayer el trabajo de las aeronaves. Solo el helicóptero del PNMF realizaba algunos vuelos, aunque debía abastecerse de agua, desde tierra con mangueras y bombas ubicadas en un riacho cercano. La zona se destaca por la escasez de agua, una situación que afectó el desempeño de las brigadas.
El fuego se inició en la tarde del 1ª de enero, aparentemente de manera intencional, aunque desde el SPLIF aun no indicaron las causas del incendio.
Domingo Sales, jefe operativo del SPLIF local señaló a Río Negro que "la situación es extrema. Es muy difícil el control de las llamas porque el incendio está muy activo. Nos perjudica que no puedan operar los medios aéreos, además en el lugar no hay agua". Sales indicó que anoche, el personal iba a realizar tareas de mitigación de las llamas. Las brigadas instalaron un campamento base a pocos kilómetros de los frentes principales.
Fuentes cercanas a los combatientes explicaron que "en la zona se producen tormentas eléctricas que provocan vientos de superficie con fuertes remolinos. Eso hace que el fuego adopte un rápido desplazamiento y los frentes se descontrolen. Es muy difícil predecir hacia qué dirección tomarán las llamas".
Según informes meteorológicos que recibe el Plan Nacional de Manejo del Fuego, las condiciones en el lugar se mantendrán inalterables por las próximas 48 horas, lo que preocupa a los combatientes, ya que los frentes de fuego continuaban avanzando.
Por el momento, el personal realiza líneas de control terrestre, con palas y otras herramientas, mientras que el helicóptero solo puede enfriar la zona para permitir el acceso de las brigadas.
El fuego, se encuentra a 30 kilómetros en línea recta de El Bolsón, en cercanía de los pobladores del Paraje Cuesta del Ternero, aunque por el momento, no se encontraban en peligro las viviendas de los vecinos del lugar.
Una situación diferente se vivió en San Martín de los Andes, donde un rápido ataque posibilitó la extinción de un incendio que amenazaba una forestación.
En ese caso el comienzo del incendio de un pinar es la antesala del infierno para los combatientes forestales. Los pinos son especies exóticas, de altísima combustibilidad y de un extraordinario poder calórico cuando están ardiendo. El foco se inició a sólo 300 metros del río Chimehuín, lo que garantizó la obtención de agua en abundancia.

Ayudó la detección temprana

Una detección y reacción tempranas lograron extinguir un foco declarado en proximidades del cerro Challhuaco, zona en la que hace cuatro años se produjo uno de los incendios forestales más dramáticos de la zona.
En esta oportunidad el fuego fue iniciado por la caída de un rayo en la noche del domingo. Un avión hidrante del Plan Nacional de Manejo del Fuego (PNMF), que se encontraba afectado al incendio de Cuesta del Ternero, lo detectó y en una acción preventiva decidió hacer tres viajes al lugar para realizar la consiguiente descarga de agua.
Esa maniobra fue determinante y el foco entró en la noche casi extinguido. Pero al amanecer, con los primeros rayos del sol, renació y se complicó. La temperatura trepó a los 27 grados, el fuego creció y amenazó con avanzar a lo largo de una ladera cubierta de lengas.
Eso obligó a la movilización al lugar de una cuadrilla de Parques Nacionales, que con herramientas y mochilas con agua atacaron al fuego controlándolo primero y extinguiéndolo después.
La superficie afectada quedó reducida a una superficie de 10 por 10 metros y las tareas de los combatientes procuraron dejarlo extinto por completo.
Hasta el momento la temporada de incendios no se desató en su temida magnitud, pero las condiciones climáticas obligan a los combatientes a sostener un alerta máximo.

"No puedo creer en su eficacia"

SAN MARTIN DE LOS ANDES- Un incendio en medio de una forestación de pinos, a unos 30 kilómetros de Junín de los Andes, fue detenido y controlado por parte de combatientes de Bosques de la provincia en un lapso de dos horas, sin que mediara el apoyo de medios aéreos ni de una salvadora lluvia.
"Yo, francamente no puedo creer la extraordinaria eficacia de ustedes", confesó el dueño de la estancia donde ocurrió el siniestro, Pedro De Larminat, a uno de los jefes de brigada.
Y en verdad para quienes saben cómo arden los pinos cuando el índice meteorológico de peligrosidad de fuego es extremo, el hecho de que el siniestro haya consumido poco más de una hectárea de las 500 que hay en derredor, es casi increíble.
La causa fue un rayo. "Fue impresionante, teníamos las nubes de tormenta a nuestra derecha mientras bajábamos sobre el aeropuerto Chapelco. De golpe de una salió un rayo que cayó en la estancia Cerro Los Pinos. Ahí mismo vimos cómo empezaba a salir fuego de los pinares y a quemarse todo en menos de medio minuto". Así lo expresó a este diario el jefe de rescate de montaña del Parque Lanín, Víctor Gutiérrez, quien estaba a punto de aterrizar con un helicóptero y fue testigo de la caída de la descarga eléctrica en medio de la forestación de pinos.
Todo parecía preanunciar un verdadero desastre. El foco se ubicó en el paraje "Puente Negro", dentro de la estancia Los Pinos de la familia De Larminat, donde se alojara Carlos Menem con su hija Zulema la última vez que como presidente de la Nación llegó a esta región cordillerana.
La detección se concretó a las 7 de la tarde y movilizó a una brigada con nueve combatientes de Bosques.

   

  ® Copyright Río Negro Online - All rights reserved  

     

Tapa || Economía | Políticas | Regionales | Sociedad | Deportes | Cultura || Todos los títulos | Breves ||
Ediciones anteriores | Editorial | Artículos | Cartas de lectores || El tiempo | Clasificados | Turismo | Mapa del sitio
Escríbanos || Patagonia Jurásica | Cocina | Guía del ocio | Informática | El Económico | Educación